CELIAQUIA- COMO ALIMENTARSE.
8 maneras de mejorar la motivación laboral

Hoy es jueves 22 de agosto de 2019 y son las 15:51 hs. RADIO Y COACHING METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA A TODO EL MUNDO.. La primera radio por internet dedicada al mundo del Coaching-Es el Mago que nos ayuda a transformar las Falencias existenciales en oportunidades!! Transformate con nosotros...COMUNICATE, TE ESPERAMOS.


  ACTUALIDAD  25 de octubre de 2016
1de cada 5 jefes puede ser psicópata: cómo identificarlo
según varios estudios psicológicos, la falta de empatía es mucho más abundante entre los altos ejecutivos que en la población general.Personas sin escrúpulos, frías, calculadoras, capaces de cometer las peores fechorías si benefician sus intereses… El perfil del psicópata suele asociarse al mundo del crimen, pero también abunda en ciertas profesiones liberales, como ha comprobado el psicólogo de la Universidad de Oxford Kevin Dutton tras entrevistar a 5.400 individuos con los más variopintos oficios. El ranking, según Dutton, quedaría de la siguiente manera: el primer lugar lo ocupan los CEO o máximos responsables de las empresas, seguidos por abogados, trabajadores de los medios de comunicación, comerciales y cirujanos.


Otro investigador, Robert Hare, estima que la típica carencia de empatía de los psicópatas se manifiesta en el 1% de la población general, mientras que el porcentaje se cuadriplica entre el gremio de los “jefazos”. Por su parte, el psicólogo australiano Nathan Brooks indica que entre el 3% y 21% de los altos ejecutivos presentan rasgos psicopáticosuna prevalencia similar a la de la población que cumple condena en las cárceles.

Ante la contundencia de las estadísticas y los estudios clínicos, el psicólogo Philip Zimbardo, de la Universidad de Stanford, ha elaborado una guía de urgencia para identificar si te ha tocado en (mala) suerte un jefe psicópata y te está contagiando sus inmorales métodos:

1)   Deshumanización de los otros: como demuestra la historia reciente, considerar a los demás como subhumanos acerrea terribles consecuencias. Consignas como “hay que machacarlos” o “son ellos o nosotros” deben encender las alarmas.

2)   Desindividualización (anonimato). La gente que se oculta tras una máscara no es de fiar, ya que alienta el comportamiento antisocial e irresponsable.

3)   Difuminación de la responsabilidad individual. Es la mentalidad del linchamiento, cuando aceptamos la filosofía de “el fin justifica los medios”. Todos y ninguno somos responsables de la tropelía, porque es lo que hacen los demás.

4)   Obediencia ciega. La dificultad de incumplir las órdenes, por muy descabelladas que sean, indica que estás siendo víctima de un jefe psicópata.

5)   Acatamiento acrítico de las normas. Es difícil resistirse a este impulso fijado por la evolución, ya que la exclusión social era una condena de muerte en el pasado. Pero a veces debemos decir “no”.



COMPARTIR:
Relacionadas: ACTUALIDAD
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Clima en Federal

17°C

Mayormente soleado

 

LA RADIO EN VIVO

   

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
52.32
57.32

 

Visitantes

 

contador de visitas

 

EL RATON DE LA GRANJA- Cuando pienses no es mi problema .. recuerda esto.

 

Un ratón, estaba tranquilamente mirando por un agujero en la pared, cuando vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. En ese momento pensó, - ¿qué tipo de comida podía haber ahí -, pero quedó aterrorizado cuando descubrió que no era comida, sino una trampa para ratones.
Entonces fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: – ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa! -.
La gallina, que estaba cacareando y escarbando en busca de una brizna de hierba, levanto la cabeza y dijo: – Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me incomoda la trampa para ratones -. 
El ratón fue hasta entonces a buscar al cordero y le dijo: – Hay una ratonera en la casa, ¡ una ratonera !. - Discúlpeme Sr. Ratón-, le respondió el cordero, - pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que sera recordado en mis oraciones.
Asustado el pequeño ratón se dirigió entonces a la vaca que le respondió: – ¿Pero acaso estoy yo en peligro?… pienso que no -. Aquella noche el ratón volvió a la casa, preocupado, sólo y triste, para enfrentarse a la ratonera del granjero, pero al llegar oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima.
Al oír el ruido la mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera lo que había atrapado era la cola de una serpiente venenosa. que velozmente le pico en la pierna. El granjero, que acudió a los gritos de su esposa, la llevo inmediatamente al hospital para que la curaran, pero de vuelta a casa aún tenía una fiebre alta.
El ratón, desde su agujero, observaba cómo el granjero cuidaba a su mujer. Y como todo el mundo sabe que para cuidar a alguien con fiebre, no hay nada mejor que una nutritiva sopa, vio como agarró un cuchillo de la cocina y fue a buscar a la gallina, que es el ingrediente principal para preparar una rica sopa.
Pero como la enfermedad de la mujer continuaba, la familia, los amigos y vecinos fueron a visitarla. El ratón vio como el granjero tuvo que matar al cordero para darle de comer a sus visitantes. Sin embargo y a pesar de todos los cuidados de su esposo, la mujer no mejoro y acabó muriendo. Entonces el pequeño ratón vio, desde su ratonera, como el granjero, para poder pagar los gastos del funeral, vendió la vaca a un hombre que se la llevó al matadero.
Cuando escuches que alguien tiene un problema y creas que ese problema no es tuyo o que no te afecta, y no le prestas atención… acuérdate de como acabaron la gallina, el cordero y la vaca y piénsalo dos veces, antes de darle la espalda.
Adaptación de un texto de Internet de autor anónimo.

 

EL ARBOL DE LAS PREOCUPACIONES.

 

Un rico comerciante contrató a un carpintero para restaurar una antigua casa colonial. Como el comerciante era de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control y le preocupaba que el trabajo no quedase bien, decidió pasar un día en la casa, para ver cómo iban las obras.

 Al final de la jornada, se dio cuenta de queel carpintero había trabajado mucho, a pesar de que había sufrido varios contratiempos. Para completar el día de mala suerte, el coche también se negó a funcionar así que el empresario se ofreció para llevarle a casa.

 El carpintero no habló durante todo el trayecto, visiblemente enojado y preocupado por todos los contratiempos que había tenido a lo largo del día. Sin embargo, al llegar invitó al comerciante a conocer a su familia y a cenar, pero antes de abrir la puerta, se detuvo delante de un pequeño árbol y acarició sus ramas durante pocos minutos.

 Cuando abrió la puerta y entró en la casa, la transformación era radical: parecía un hombre feliz. La cena transcurrió entre risas y animada conversación. Al terminar la velada, el carpintero acompañó al comerciante al coche. Cuando pasaron por delante del árbol, este le preguntó:

 - ¿Qué tiene de especial ese árbol? Antes de entrar estabas enojado y preocupado y después de tocarlo eras otro hombre.

 - Ese es el árbol de los problemas – le respondió el carpintero. – Soy consciente de que no puedo evitar los contratiempos en el trabajo pero no tengo por qué llevarme las preocupaciones a casa.Cuando toco sus ramas, dejo ahí las preocupaciones y las recojo a la mañana siguiente, cuando regreso al trabajo. Lo interesante es que cada mañana encuentro menos motivos para preocuparme que los que dejé el día antes. 

 Esa noche, el rico comerciante aprendió una de las lecciones más valiosas de su vida.

   Reflexión:

Aprender a soltar las preocupaciones diarias puede parecer una habilidad difícil, pero con práctica puede conseguirse y convertirse en un  hábito que nos permitirá disfrutar mejor de nuestra vida.

 Las preocupaciones son como montar en una bicicleta estática: cansan pero no llevan a ninguna parte. Cargar con la mochila de preocupaciones durante todo el día genera estrés,angustia, ansiedad y gran malestar, creándose una bola cada vez más grande que fomenta la irritabilidad y la negatividad... además de impedirnos disfrutar del presente. 

 Pero lo bueno es que podemos practicar y fomentar habilidades que nos permitan "soltar lastre" diariamente. podemos crear nuestro propio "árbol de las preocupaciones": hacer deporte, practicar relajación, meditación,  ejercicios mentales, etc. 

 Plantemos nuestro arbol de las preocupaciones y recordemos abrazarlo cada día.

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en federal
 

 

DEJA UN MENSAJE

 
 




LO MAS LEIDO DEL MES

 
La glándula pineal: el enigma de nuestra mente
Engagement en redes sociales: cómo crear comunidad usando hashtags
Lo único senil de la demencia es el concepto.
9 síntomas físicos que esconden el maltrato psicológico.
Cómo reconocer a un chantajista emocional.
 


Radio y Coaching Metamorfosis - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet