Viernes 23 de Octubre de 2020

Hoy es Viernes 23 de Octubre de 2020 y son las 18:10 RADIO METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA PARA EL MUNDO

  • 26.1º
  • Mayormente nublado

SALUD

8 de agosto de 2020

Bill Gates intenta justificar los efectos secundarios de la vacuna creada apresuradamente

HISTORIA EN BREVE
Bill Gates advierte que quizás sea necesario administrar varias dosis de la vacuna contra el COVID-19 con fin de que sea efectiva
La vacuna de Moderna contra el COVID-19 (conocida como ARNm-1273) causó efectos secundarios sistémicos en el 80 % de las personas que participaron en la Fase 1 y que recibieron una dosis de 100 microgramos (mcg)
Los efectos secundarios incluyeron: fatiga (80 %), escalofríos (80 %), dolor de cabeza (60 %) y mialgia o dolor muscular (53 %). Después de la segunda dosis, todas las personas en el grupo que recibió una dosis de 100 mcg experimentaron efectos secundarios
En el grupo que recibió una dosis de 250 mcg, todas las personas sufrieron efectos secundarios después de la primera y la segunda dosis. Tres de las 14 personas (21 %) en el grupo de 250 mcg sufrieron "uno o más efectos adversos graves"
De acuerdo con Gates, estos efectos secundarios son causados por las dosis administradas de la vacuna de Moderna, para alcanzar los niveles de anticuerpos deseados. Pero la seguridad de la campaña mundial de vacunación puede ser cuestionable, si se requieren dosis tan elevadas como para crear una respuesta inmune sólida, mientras que las dosis más elevadas causan efectos secundarios sistémicos en la mayoría de las personas

A medida que las compañías se apresuran a crear una vacuna, el multimillonario fundador de Microsoft, Bill Gates, quien otorga cientos de millones de dólares a diversos proyectos de vacunas, advierte que quizás sea necesario administrar varias dosis para que la vacuna sea efectiva

Al hablar con CBS News, Gates explicó: "Ninguna de las vacunas en este momento funcionan con una sola dosis", y añadió que para eliminar el virus era necesario aumentar la dosis de las vacunas. Para ser efectivo, también considera que tendremos que vacunar al 80 % de la población mundial, lo cual da un total de miles de millones de dosis. 

Vacuna de Moderna causó efectos secundarios en el 100 % de los participantes del estudio

Gates ha tratado de evitar todas las preguntas puntuales de la CBS sobre la seguridad de la vacuna de Moderna (conocida como ARNm-1273), que hace poco se descubrió que causaba efectos secundarios sistémicos en el 80 % de las personas que recibieron la dosis de 100 microgramos (mcg) en la Fase 1.

Los efectos secundarios incluyeron desde fatiga (80 %), escalofríos (80 %), dolor de cabeza (60 %) y mialgia o dolor muscular (53 %). Después de la segunda dosis, todas las personas en el grupo de 100 mcg experimentaron efectos secundarios.

En el grupo de 250 mcg, todas las personas sufrieron efectos secundarios después de la primera y la segunda dosis. Tres de las 14 personas (21 %) en el grupo de 250 mcg sufrieron "uno o más efectos adversos graves".

A pesar de estos resultados, el ensayo se promociona como un éxito, mientras que han citado al Dr. Paul Offit, quien dice que: "es segura en 45 personas y no presenta efectos secundarios comunes".

Está claro que, tenemos percepciones diferentes de la realidad sobre lo que significa "común". Si el 80 % al 100 % es poco común, entonces, ¿qué daños debe causar para que su seguridad se considere cuestionable?

De acuerdo con Gates, estos efectos secundarios son causados por las dosis administradas de la vacuna de Moderna, para alcanzar los niveles de anticuerpos deseados. Pero la seguridad de la campaña mundial de vacunación puede ser cuestionable, si se requieren dosis tan elevadas como para crear una respuesta inmune sólida, mientras que las dosis más elevadas causan efectos secundarios sistémicos en la mayoría de las personas.

Las 45 personas en la Fase 1 del ensayo de Moderna eran personas saludables entre los 18 y 55 años de edad. Mientras tanto, más del 90 % de las personas en los Estados Unidos tienen una mala salud metabólica y luchan con problemas de salud crónicos que pueden aumentar su riesgo de sufrir complicaciones por la vacuna.

Además, es poco probable que las personas mayores sobrevivan a los efectos secundarios de la vacuna puesto que son más susceptibles; sin embargo, las personas mayores de 80 años de edad son las más vulnerables al COVID-19 y, en teoría, resultarían beneficiados por la vacuna. 

Las vacunas contra el coronavirus han sido muy propensas al fracaso

Quizás se espere un alto riesgo de efectos secundarios, si consideramos que, a) la historia de las vacunas contra el coronavirus en general, b) la mayoría de las vacunas para el COVID-19 dependen de la tecnología de ARNm que nunca antes se había utilizado para producir vacunas, y c) la producción de vacunas está siendo acelerada y han renunciado a los estudios en animales.

Partamos desde el primer problema: los investigadores no han podido producir una vacuna contra el coronavirus durante décadas.

Aunque el SARS-CoV-2 es un nuevo coronavirus, existen otros siete tipos que causan enfermedades respiratorias en los humanos, incluyendo cuatro que desencadenan el resfriado común, esa es la razón por la que los fabricantes de vacunas han estado tratando de desarrollar vacunas para el coronavirus.

Los estudios han sugerido que las vacunas contra el coronavirus conllevan un riesgo conocido como mejoramiento de la vacuna, donde en lugar de proteger contra la infección, la vacuna puede empeorar la enfermedad cuando una persona vacunada está infectada con el virus.

El SARS y el MERS son algunos de los coronavirus que causan enfermedades respiratorias. Después de tres epidemias de SARS, se aceleraron los esfuerzos de la vacuna contra el coronavirus a principios de 2002.

Sin embargo, dichos esfuerzos han sido muy problemáticos, ya que las vacunas contra el coronavirus tienen una tendencia tenaz a causar respuestas inmunológicas paradójicas, mientras que los investigadores no han logrado encontrar una solución a esto. Esta es la razón por la que es muy riesgoso acelerar una vacuna.

De acuerdo con lo informado por Reuters el 11 de marzo de 2020:

“Los estudios han sugerido que las vacunas contra el coronavirus conllevan el riesgo de lo que se conoce como mejora de la vacuna, ya que, en lugar de proteger contra la infección, la enfermedad puede empeorar cuando una persona vacunada está infectada con el virus.

El mecanismo que causa ese riesgo aún no se comprende completamente y es uno de los obstáculos que ha impedido el desarrollo exitoso de una vacuna contra el coronavirus.

Por lo general, los investigadores tardarán meses en evaluar la posibilidad para mejorar la vacuna en animales. Dada la urgencia de frenar la propagación del nuevo coronavirus, algunos fabricantes de medicamentos se enfocan en las pruebas a pequeña escala en humanos, sin esperar el final de las pruebas en animales.

El decano de la Facultad de Medicina del Baylor College of Medicine Reuters Dr. Perer Hotez dijo: "Entiendo la importancia de acelerar el proceso para las vacunas en general, pero por todo lo que sé, esta no es la vacuna para hacerlo".

Por qué una vacuna puede causar enfermedades más graves

Robert F. Kennedy Jr., quien preside la junta directiva de la Children’s Health Defense y revisó algunos de los esfuerzos para producir una vacuna para combatir el coronavirus, a partir de 2002, y destacó los peligros de la respuesta inmune a la vacuna:

“Los gobiernos de China, Estados Unidos y Europa se reunieron y concordaron: ‘necesitamos desarrollar una vacuna contra el coronavirus’. En el 2012, tenían cerca de 30 vacunas que parecían prometedoras. Utilizaron las cuatro mejores y las suministraron a hurones, que tienen patrones similares de infecciones pulmonares a los humanos.

Los hurones tuvieron una respuesta de anticuerpos muy buena y eso es el indicador que utiliza la FDA para aprobar las vacunas. Los hurones desarrollaron anticuerpos muy fuertes, por lo que pensaron: "Lo logramos". Las cuatro vacunas funcionaron de maravilla.

Entonces sucedió algo terrible. Se les expuso al virus natural y dichos hurones murieron. [Desarrollaron] inflamación en todos los órganos, los pulmones dejaron de funcionar y fallecieron.

Los científicos recordaron que lo mismo había sucedido en la década de 1960 cuando intentaron desarrollar una vacuna contra el VRS, que es una enfermedad de las vías respiratorias superiores muy similar al coronavirus.

Esa vez, no la probaron en animales. Realizaron las pruebas en seres humanos. Las probaron en 35 niños y sucedió lo mismo. Los niños desarrollaron una excelente respuesta de anticuerpos que fue duradera. Parecía perfecto, pero cuando los niños estuvieron expuestos al virus, todos se enfermaron. Dos murieron. Renunciaron a la vacuna. Fue una vergüenza para la FDA y los NI".

Como resultado, descubrieron que el coronavirus produce dos tipos de anticuerpos. Cuando lea las noticias y los estudios sobre las vacunas COVID-19, observará lo siguiente:

  • Anticuerpos neutralizantes que combaten la infección, y
  • Anticuerpos de unión (también conocidos como anticuerpos no neutralizantes) que no previenen la infección viral

Los anticuerpos de unión, en lugar de combatir la infección desencadenan lo que se conoce como una mejora inmunológica paradójica. Lo que esto significa es que a pesar de que puede tener una gran respuesta de anticuerpos, al exponerse al virus real, en lugar de estar protegido, la vacuna mejora la capacidad del virus para enfermarlo o incluso matarlo.

Al observar los hallazgos del ensayo de fase 1 del ARNm-1273 de Moderna, vemos que las respuestas de anticuerpos neutralizantes fueron bastante buenas, "lo que reduce la infectividad del SARS-CoV-2 hasta un 80 % o más" para el día 43. Sin embargo, también observamos lo siguiente:

"La unión de títulos de anticuerpos de IgG (GMT) a S-2P aumentó mucho después de la primera vacuna, con una seroconversión en todas las personas el día 15. Las respuestas dependientes de la dosis a la primera y segunda vacuna fueron evidentes".

¿Este aumento en los anticuerpos de unión significa que la mejora inmunológica paradójica es posible? Una de mis principales preocupaciones con las vacunas es: ¿realizarán pruebas para determinar si se produce una mejora inmunológica paradójica? Es decir, ¿expondrán a las personas vacunadas al SARS-CoV-2 para ver qué sucede?

Las vacunas ARNm podrían producir efectos secundarios graves

Además de la posibilidad de una respuesta inmunológica paradójica, las vacunas de ARNm podrían causar problemas. Dentro de las células, el ARNm activa las instrucciones de ADN y actúa como una plantilla para construir una proteína específica.

La teoría detrás de las vacunas de ARNm es que al inyectar el ARNm, este estimulará las células para fabricar las proteínas del virus. En este caso, esas proteínas imitarían las proteínas que se encuentran en el SARS-CoV-2.

Las vacunas convencionales hacen que el cuerpo reconozca y responda a las proteínas de un virus en particular al inyectar una pequeña cantidad de la proteína viral en el cuerpo, y de esta manera desencadenar una respuesta inmunológica y el desarrollo de anticuerpos.

Las vacunas de ARNm están diseñadas para hacer que el cuerpo produzca su propia proteína viral, para la cual el sistema inmunológico generaría una respuesta. Ninguna vacuna ha tenido sus propias células produciendo las proteínas virales responsables de generar inmunidad.

¿Qué podría salir mal cuando el cuerpo se convierte en una fábrica de proteínas virales que puede activar la producción de anticuerpos de forma continua? No hay vacunas de ARNm en el mercado, por lo que es difícil saberlo. Pero, de acuerdo con los investigadores de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Duke:

"Las vacunas de ARNm podrían tener problemas de seguridad ya que presentan reacciones, tales como inflamación local y sistémica, la estimulación de anticuerpos autorreactivos y autoinmunidad, así como desarrollo de edema (hinchazón) y coágulos sanguíneos".

Algunos de estos efectos, como la inflamación sistémica y los coágulos sanguíneos, se asemejan a los síntomas graves del COVID-19. Entonces, es posible que las vacunas puedan empeorar la infección por COVID-19 Además, dado que las vacunas de ARNm funcionan a nivel genético y podrían integrarse en el ADN, ¿podrían causar problemas a largo plazo o incluso generacionales?

Algunos ensayos de vacunas para el COVID-19 no utilizan placebos inertes

Algunas pruebas parecen estar estructuradas de tal manera que ocultan los efectos secundarios, lo que no inspira confianza. Como se señaló en un artículo de Wired del 21 de julio de 2020, algunos ensayos están utilizando la vacuna contra el meningococo en lugar de un verdadero placebo y cada que se usa otra vacuna como control, ciertos síntomas se opacan de manera automática.

Otra manera de ocultar los efectos secundarios es administrar la vacuna junto con ciertos medicamentos. Un ejemplo de esto es el ensayo de la vacuna contra el COVID-19 de la Universidad de Oxford, que tiene un estudio en el que las personas reciben acetaminofén cada seis horas durante las primeras 24 horas después de recibir la vacuna.

Es posible que se administre este medicamento que reduce el dolor y la fiebre para minimizar ciertos síntomas y efectos secundarios, como dolor, fiebre, dolor de cabeza o malestar general Podría ser verdad. Como señaló Wired:

"El comunicado de prensa sobre los resultados de los ensayos de la vacuna de Oxford describieron una mayor frecuencia de "menos efectos secundarios" entre las personas. Sin embargo, el artículo real revela que esto es pura publicidad.

Ya que las reacciones leves fueron mucho más comunes que las peores. Pero los daños moderados o graves, definidos como graves como para interferir con la vida diaria o necesitar atención médica, también eran comunes.

Cerca de un tercio de las personas que recibieron la vacuna contra el COVID-19 sin acetaminofén experimentaron escalofríos moderados o severos, fatiga, dolor de cabeza, malestar y fiebre.

Cerca del 10 % experimentó fiebre de al menos 100.4 grados, y un poco más de un cuarto desarrolló dolores musculares moderados o severos. Esta es una cantidad elevada en un grupo de personas jóvenes y saludables, mientras que el acetaminofén no fue de gran ayuda para la mayoría de esos problemas".

Gates podría estar buscando un imperio mundial de vacunas

Como se discutió en varios artículos anteriores, incluyendo “Cómo Bill Gates monopolizó la salud global" y “El proyecto de Bill Gates ha sido revelado”, Gates es una de las personas que más se ha beneficiado de esta pandemia. Su fundación ha financiado y comprado acciones de los desarrolladores de vacunas.

Aunque afirma que no están ligadas, es una mentira e ilegalidad en el mejor de los casos. En cambio, mantiene una estructura dual, ya que la Fundación de Bill y Melinda Gates distribuye dinero a los beneficiarios, pero el Fideicomiso de la Fundación Bill y Melinda Gates, administra los activos donados.

Sin embargo, estas dos entidades tienen intereses comunes y obvios, mientras que las subvenciones otorgadas por la fundación benefician directamente el valor de los activos del fideicomiso.

Para mayor información sobre esto, consulte mi artículo "Bill Gates — Most Dangerous Philanthropist in Modern History?". Es por eso que, a pesar de regalar miles de millones de dólares, la empresa ‘Decade of Vaccines’ ha duplicado su valor, de 54 000 millones de dólares a 103 100 millones de dólares.

Desde que el presidente Trump detuvo la financiación de la OMS, Gates es ahora su mayor financiador, la cual establece las reglas básicas que deben seguir todas las naciones, lo que, por supuesto, incluye la recomendación de vacunar tan pronto como esté disponible una vacuna.

Esta gran influencia de Gates no se basa en la experiencia sino en el dinero. Justo como John D. Rockefeller antes que él, Gates se ganó la adoración pública al donar dinero a "causas humanitarias" y comprar buena publicidad.

Hoy en día, necesita toda la buena publicidad que puede comprar. Su reputación está cayendo muy rápido a medida que más personas se enteran sobre su relación con las vacunas.

Según un artículo del sitio web Newspunch publicado el 23 de abril de 2020, 410 000 personas habían firmado una petición de la Casa Blanca para investigar a la Fundación Bill y Melinda Gates por crímenes contra la humanidad y negligencia médica.

Al momento de escribir esto, la petición había obtenido 628 668 firmas. Eso es más de seis veces el número necesario para obtener una respuesta oficial. La petición aún está abierta por si desea incluir su firma. El COVID-19, declarado ahora una pandemia, sigue afectando la salud de las personas y miles ya han sido víctimas de esta misteriosa enfermedad. Pero a medida que el virus se propaga, también lo hace la información errónea que lo rodea. En estos tiempos difíciles, debe aprender a separar los hechos de la ficción para poder tomar las medidas correctas y salvaguardar su salud.

Fuente: Sitio de Salud Mercola. 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »