Seis consejos para gestionar y resolver conflictos
Baños de bosque, antídoto contra el estrés

Hoy es lunes 14 de octubre de 2019 y son las 11:17 hs. RADIO Y COACHING METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA A TODO EL MUNDO.. La primera radio por internet dedicada al mundo del Coaching-Es el Mago que nos ayuda a transformar las Falencias existenciales en oportunidades!! Transformate con nosotros...COMUNICATE, TE ESPERAMOS.


  CEREBRO Y EMOCIONES.  11 de marzo de 2017
Aprende a resolver los 7 tipos de conflicto más comunes
Resolver conflictos habituales es una de las habilidades que más quebraderos de cabeza nos puede evitar. Allí donde haya dos seres humanos, hay al menos un conflicto. Esto no se debe a que la gente sea mala o tenga intención de crear problemas. Sencillamente, se produce porque dos personas nunca piensan exactamente igual.

Las relaciones sanas no son aquellas que carecen de conflictos. De lo que se trata no es de evitar las contradicciones, sino de saberlas resolver. Allí está el verdadero secreto de la buena convivencia. Y no es tan difícil, si te lo propones. Es suficiente con que tener voluntad, paciencia, capacidad de comprensión y estar dispuesto a no estancarte en las diferencias, de manera que no las rumies.

Primero, escuche. Dele a su oponente la oportunidad de hablar. Déjelo terminar. No se resista, defienda ni discuta. Esto sólo levanta barreras. Trate de construir puentes de comprensión”.

-Dale Carnegie-

Algunos conflictos son más frecuentes que otros. Enseguida hacemos un inventario de esos problemas habituales y que vale la pena aprender a resolver para tener una vida más tranquila y unas relaciones más sanas y fluidas.

1. Resolver conflictos por malos entendidos o percepciones erróneas

Son uno de los tipos de conflicto más comunes. Se presentan cuando hay una falla en la comunicación. Los involucrados no cuentan con toda la información acerca de algo, o tienen una información tergiversada, o la interpretan de manera errónea. Esto da lugar a prevenciones, molestias o rencores.

 

Para resolver este tipo de situaciones lo mejor es el diálogo franco y directo. Si notas que alguien se muestra hostil de repente y no sabes por qué, lo mejor es preguntarle de manera directa. Y lo mismo vale para el caso contrario. Si tienes una molestia, lo mejor es que la expreses abierta y respetuosamente. Muchos grandes problemas se evitan con una comunicación asertiva.

2. Por una falta de acuerdo que no se trata

A veces la hostilidad entre dos personas es constante e insidiosa. Puede ser que una le critique a la otra todo lo que hace o dice. O puede ser que siempre se muestre inconforme o molesta. De manera que ambos tienen la percepción de que hay un malestar constante.

Lo más probable es que en esos casos haya un conflicto de fondo que no se ha reconocido. Y ese gran problema se traduce en pequeños roces cotidianos y constantes. Si quieres resolver una situación así, lo primero es identificar lo que hay detrás de todo. Luego, es necesario afrontar esa dificultad con el otro son olvidar la sinceridad y el respeto.

3. Por intereses contrapuestos

Es lo que se llama comúnmente un “conflicto de intereses”. Se da cuando las necesidades de una persona se contraponen a las necesidades de otra. Por ejemplo, cuando se debe hacer una tarea doméstica y los potenciales responsables quieren descansar, en lugar de hacerla.

En esos casos, el problema solo se puede resolver si se abre paso una negociación justa. Esto quiere decir que ambos deben ceder. Pero también que ambos deben obtener un beneficio. No es tan difícil lograrlo si los involucrados aceptan que “es mejor un mal arreglo, que un buen pleito”.

4. Por valores o creencias diferentes

Este tipo de conflictos también están en el grupo de los más usuales. En realidad, no aparecen porque dos personas piensen diferente. Solo se convierten en problema cuando una, o ambas, pretenden imponer sus creencias al otro y/o descalificar lo que piensa.

Por lo general esto ocurre con las creencias religiosas o políticas. En ambos casos suele haber un afán de proselitismo, es decir, un interés por “reclutar” al otro para el propio bando o grupo. Para resolver este tipo de conflicto, basta con admitir que el respeto a la libre conciencia del otro es una garantía de que los demás también respeten lo que pienso.

5. Resolver conflictos por poder

El poder es una fuente de conflicto permanente. Quien lo detenta es foco de toda suerte de críticas, unas bienintencionadas y otras no. El que no lo detenta recibe sus efectos y muchas veces siente que está siendo afectado negativamente por este. En el marco del poder siempre hay tensión.

Para resolver los conflictos de poder lo más adecuado es proponer mecanismos que lo hagan horizontal. Esto quiere decir, generar espacios para escuchar y atender a quienes no lo detentan. Esto vale no solo para quienes ejercer grandes cuotas de poder, sino también para quienes ejercen poder en la familia, la escuela, el trabajo, etc.

6. Por dificultades intrapersonales

Las dificultades intrapersonales hacen referencia a los conflictos que tienen lugar en la mente de un individuo. Esto quiere decir que en realidad no hay un problema externo. Es la persona quien lo ve así. Sucede cuando, por ejemplo, alguien ansioso no tolera que otros hagan algo lentamente.

Quienes rodean a una persona afectada por un conflicto intrapersonal deben, amablemente, hacerle caer en la cuenta de la situación. La mayoría de las veces no son conscientes de ella. A veces solo se trata de hacerle ver que no hay conflicto. Si se hace esto de forma serena y respetuosa, probablemente surta un magnífico efecto.

7. Por incompatibilidad de caracteres

Es la clase de conflictos en los que, sencillamente, “no hay química”. Por una u otra razón, a una persona le cuesta aceptar a otra. Es una especie de antipatía genérica que no obedece a algo en particular. En esos casos se puede caer en la tentación de expresar esa tensión a través de gestos de rechazo continuados.

Si bien es cierto que no todo el mundo tiene por qué “caernos bien”, también lo es que no tenemos ningún derecho a rechazar a alguien por ser como es. Quizás los rasgos de ese otro son complementarios a los nuestros y no lo notamos. Quizás simplemente debemos tomar una distancia prudencial y tratar al otro con la consideración que merece.

Los conflictos, en general, se pueden resolver siempre a través de una comunicación asertiva. Esto no significa una comunicación solapada o falsamente cortés. Se trata más bien de abordar directamente el problema, con tranquilidad y respetando al otro. Si sabes comunicarte adecuadamente, antes que resolver conflictos seguro logras prevenirlos.

 
 


COMPARTIR:
Relacionadas: Cerebro y Emociones.
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Clima en Federal

8.8°C

Lluvia

 

LA RADIO EN VIVO

   

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
56.31
60.31

 

Visitantes

 

contador de visitas

 

EL RATON DE LA GRANJA- Cuando pienses no es mi problema .. recuerda esto.

 

Un ratón, estaba tranquilamente mirando por un agujero en la pared, cuando vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. En ese momento pensó, - ¿qué tipo de comida podía haber ahí -, pero quedó aterrorizado cuando descubrió que no era comida, sino una trampa para ratones.
Entonces fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: – ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa! -.
La gallina, que estaba cacareando y escarbando en busca de una brizna de hierba, levanto la cabeza y dijo: – Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me incomoda la trampa para ratones -. 
El ratón fue hasta entonces a buscar al cordero y le dijo: – Hay una ratonera en la casa, ¡ una ratonera !. - Discúlpeme Sr. Ratón-, le respondió el cordero, - pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que sera recordado en mis oraciones.
Asustado el pequeño ratón se dirigió entonces a la vaca que le respondió: – ¿Pero acaso estoy yo en peligro?… pienso que no -. Aquella noche el ratón volvió a la casa, preocupado, sólo y triste, para enfrentarse a la ratonera del granjero, pero al llegar oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima.
Al oír el ruido la mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera lo que había atrapado era la cola de una serpiente venenosa. que velozmente le pico en la pierna. El granjero, que acudió a los gritos de su esposa, la llevo inmediatamente al hospital para que la curaran, pero de vuelta a casa aún tenía una fiebre alta.
El ratón, desde su agujero, observaba cómo el granjero cuidaba a su mujer. Y como todo el mundo sabe que para cuidar a alguien con fiebre, no hay nada mejor que una nutritiva sopa, vio como agarró un cuchillo de la cocina y fue a buscar a la gallina, que es el ingrediente principal para preparar una rica sopa.
Pero como la enfermedad de la mujer continuaba, la familia, los amigos y vecinos fueron a visitarla. El ratón vio como el granjero tuvo que matar al cordero para darle de comer a sus visitantes. Sin embargo y a pesar de todos los cuidados de su esposo, la mujer no mejoro y acabó muriendo. Entonces el pequeño ratón vio, desde su ratonera, como el granjero, para poder pagar los gastos del funeral, vendió la vaca a un hombre que se la llevó al matadero.
Cuando escuches que alguien tiene un problema y creas que ese problema no es tuyo o que no te afecta, y no le prestas atención… acuérdate de como acabaron la gallina, el cordero y la vaca y piénsalo dos veces, antes de darle la espalda.
Adaptación de un texto de Internet de autor anónimo.

 

EL ARBOL DE LAS PREOCUPACIONES.

 

Un rico comerciante contrató a un carpintero para restaurar una antigua casa colonial. Como el comerciante era de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control y le preocupaba que el trabajo no quedase bien, decidió pasar un día en la casa, para ver cómo iban las obras.

 Al final de la jornada, se dio cuenta de queel carpintero había trabajado mucho, a pesar de que había sufrido varios contratiempos. Para completar el día de mala suerte, el coche también se negó a funcionar así que el empresario se ofreció para llevarle a casa.

 El carpintero no habló durante todo el trayecto, visiblemente enojado y preocupado por todos los contratiempos que había tenido a lo largo del día. Sin embargo, al llegar invitó al comerciante a conocer a su familia y a cenar, pero antes de abrir la puerta, se detuvo delante de un pequeño árbol y acarició sus ramas durante pocos minutos.

 Cuando abrió la puerta y entró en la casa, la transformación era radical: parecía un hombre feliz. La cena transcurrió entre risas y animada conversación. Al terminar la velada, el carpintero acompañó al comerciante al coche. Cuando pasaron por delante del árbol, este le preguntó:

 - ¿Qué tiene de especial ese árbol? Antes de entrar estabas enojado y preocupado y después de tocarlo eras otro hombre.

 - Ese es el árbol de los problemas – le respondió el carpintero. – Soy consciente de que no puedo evitar los contratiempos en el trabajo pero no tengo por qué llevarme las preocupaciones a casa.Cuando toco sus ramas, dejo ahí las preocupaciones y las recojo a la mañana siguiente, cuando regreso al trabajo. Lo interesante es que cada mañana encuentro menos motivos para preocuparme que los que dejé el día antes. 

 Esa noche, el rico comerciante aprendió una de las lecciones más valiosas de su vida.

   Reflexión:

Aprender a soltar las preocupaciones diarias puede parecer una habilidad difícil, pero con práctica puede conseguirse y convertirse en un  hábito que nos permitirá disfrutar mejor de nuestra vida.

 Las preocupaciones son como montar en una bicicleta estática: cansan pero no llevan a ninguna parte. Cargar con la mochila de preocupaciones durante todo el día genera estrés,angustia, ansiedad y gran malestar, creándose una bola cada vez más grande que fomenta la irritabilidad y la negatividad... además de impedirnos disfrutar del presente. 

 Pero lo bueno es que podemos practicar y fomentar habilidades que nos permitan "soltar lastre" diariamente. podemos crear nuestro propio "árbol de las preocupaciones": hacer deporte, practicar relajación, meditación,  ejercicios mentales, etc. 

 Plantemos nuestro arbol de las preocupaciones y recordemos abrazarlo cada día.

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en federal
 

 

DEJA UN MENSAJE

 
 




LO MAS LEIDO DEL MES

 
Mas alla de la autoestima: La armonia interior.
"La simplicidad es esencial para una sociedad más justa y feliz".
¿Te estás amando lo suficiente?.
¿Cómo afectan las emociones a nuestro sistema inmune?.
 


Radio y Coaching Metamorfosis - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet