Martes 26 de Octubre de 2021

Hoy es Martes 26 de Octubre de 2021 y son las 07:50 RADIO METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA PARA EL MUNDO

SALUD EMOCIONAL

29 de abril de 2021

EL AUTOSABOTAJE: UN ERROR MUY COMÚN By: Aleja

Puede parecer absurdo, pero el autosabotaje es algo que nos sucede a todos. Muy a menudo echamos la culpa de nuestras desgracias a algo externo, como otras personas o una situación concreta, y sin embargo deberíamos tener el valor de admitir que somos los únicos responsables de lo que sucede.

Esto no se da de forma consciente por supuesto, el autosabotaje es algo que ponemos en práctica sin darnos cuenta. El mero hecho de que no nos demos cuenta de lo que hacemos hace que el autosabotaje sea uno de los enemigos más peligrosos de nuestra felicidad.

Hay muchas razones que nos empujan a destruir cualquier situación feliz o ponernos trabas a la hora de querer alcanzar metas u objetivos, puede ser un problema psicológico o una simple inclinación de nuestro carácter. Debemos entender que es importante ser conscientes de lo que estamos haciendo.

El autosabotaje puede comprometer seriamente nuestra existencia hasta el punto de convertirnos esclavos de nuestro inconsciente. Con el tiempo puedes llegar a destruir todo lo bello que has conseguido crear a lo largo de tu existencia. Por eso es importante ser consciente de lo que estás haciendo, sólo así podrás encontrar la forma de reaccionar y salvar tu vida. Para darte cuenta de lo que es el autosabotaje y cómo lo aplicas en tu vida, prueba a leer esta breve historia.

El árbol de los deseos

Un hombre, demasiado cansado para seguir adelante, se detuvo a descansar bajo un árbol. Debido a su cansancio, ni siquiera se dio cuenta de qué tipo de árbol era, estaba descansando bajo una planta mágica que podía conceder todos los deseos de los que acampaban allí.

Después de su largo viaje, el hombre estaba terriblemente sediento, no quería más que un vaso de agua fresca. Justo cuando este pensamiento se le había pasado por la cabeza, apareció en su mano un vaso de agua fresca. Sin hacerse demasiadas preguntas, el hombre sació su sed.

Una vez saciada la sed, el segundo deseo que se le pasó por la cabeza fue el de comer, después de días de viaje se dio cuenta de que tenía mucha hambre. Al igual que con el vaso de agua, en cuanto la idea pasó por la mente del hombre, la comida apareció en sus manos.

Esta vez se sorprendió y se dio cuenta de que todos sus deseos se cumplieron mágicamente. Así que, para probar este descubrimiento, el hombre dijo: “Quiero tener una hermosa casa”. Mágicamente, en cuanto terminó de decir la frase, apareció una hermosa casa a poca distancia.

 

Entonces el hombre decidió ir más allá y pedir sirvientes para cuidar la nueva casa. Junto con esto, también deseaba una compañera dulce, astuta y hermosa con la que compartir su vida. En cuanto vio aparecer al criado y a la mujer, el hombre se quedó asombrado y dijo en voz alta: “Es increíble, nunca he tenido tanta suerte. Estas cosas nunca me pasan”.

En cuanto pronunció esta frase, todo lo que había aparecido de repente se desvaneció. En este punto ocurrió algo interesante, el hombre no se sorprendió en absoluto al ver que todo desaparecía, al contrario, dijo en un tono muy banal: “Por supuesto que era obvio. Sabía que algo iba a pasar. No puede ser todo cierto, estas cosas nunca me pasan”.

El árbol concedía todos los deseos, así que cuando el hombre dejó de creer en sus posibilidades y en sus méritos, el árbol satisfizo su nueva inclinación haciendo desaparecer todo lo bello que acababa de aparecer. Si el hombre no hubiera empezado a dudar de la buena fortuna que le había agraciado, hoy seguiría teniendo comida en abundancia, una casa elegante donde cobijarse y una persona con la que compartir la vida. A veces simplemente dudamos demasiado de nuestras capacidades.

 

Si creemos que no somos lo suficientemente valiosos como para alcanzar las metas que nos proponemos, en nuestro interior se activará un mecanismo dirigido a confirmar esa creencia, convirtiéndola en una certeza. Es en ese momento que empezamos a sabotearnos. Por eso, para obtener lo que deseas, debes creer que lo mereces.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!