Especialista advierte del por qué no se debe tomar sol en días consecutivos.
Las heridas emocionales de la infancia dejan secuelas en la vida adulta.

Hoy es jueves 22 de agosto de 2019 y son las 15:53 hs. RADIO Y COACHING METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA A TODO EL MUNDO.. La primera radio por internet dedicada al mundo del Coaching-Es el Mago que nos ayuda a transformar las Falencias existenciales en oportunidades!! Transformate con nosotros...COMUNICATE, TE ESPERAMOS.


  SALUD  6 de noviembre de 2018
Ansiedad: cuatro expertos desmontan los mitos de la enfermedad mental más discutida del siglo XXI.
Mitos sobre la ansiedad.

La OMS estima que el 3,6% de la población mundial padecía en 2015 trastornos de ansiedad. La ansiedad no patológica es mucho más frecuente, todos los seres humanos la sufrimos. La idea de que este problema es algo que debemos eliminar de nuestra vida para ser felices está muy presente en la cultura actual. Hemos hablado con varios especialistas sobre cómo afrontarla. Esto es lo que nos han contado.

¿Qué es la ansiedad?

A día de hoy, la ansiedad está etiquetada como un problema que debemos solucionar si queremos ser felices. Buceando en Internet nos podemos topar con un sinfín de sitios que prometen "métodos sin pastillas para curarla" o "técnicas psicológicas para detenerla". Hay, incluso, quienes la tratan en "X pasos".

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, el DSM, sin embargo, define la ansiedad como "una reacción emocional normal necesaria para la supervivencia de los individuos y de nuestra especie". Como reacción, tiene unas consecuencias emocionales, de comportamiento y hasta fisiológicas.

"El estrés es un proceso ante las demandas del medio", nos explica el Dr. Antonio Cano Vindel, Presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estres (SEAS). "En ese proceso se producen reacciones emocionales, anticipando si vamos a ser capaces o no de dar una respuesta positiva. En caso de que no sea así, percibimos una amenaza que dispara la respuesta de ansiedad. Una respuesta que es emocional".

"Estrés y ansiedad son dos procesos que se solapan en el sentido más general", continúa. "Podríamos decir que el estrés es lo que experimentamos cuando tenemos que solucionar un problema, y la ansiedad se produce cuando nos anticipamos a obtener un resultado negativo".

"Lo más importante es diferenciar la ansiedad de la ansiedad patológica", explica la Dr. Marta Redondo, especialista en Psicología Clínica y directora del Área de Salud del Instituto de Psicologia de Emociones y Salud-IPES. "La primera es una emoción natural, que tenemos todos los seres humanos y que es adaptativa, es decir, es necesaria porque sirve para prepararnos ante una posible amenaza".

Por otro lado, nos explica la doctora, existen situaciones en las que se vuelve un problema más grave. "En ocasiones la intensidad de la respuesta, la frecuencia con la que aparece o la duración comienzan a interferir en la vida de la persona. Aquí entraríamos en lo que pueden ser trastornos de ansiedad"

La ansiedad no tiene por qué ser mala

"Normalmente la ansiedad se produce en situaciones estresantes", comenta el Dr. Cano Vindel. "No solo en estos casos, pero sí muchas veces. Esto implica procesos de activación a tres niveles. A nivel cognitivo, fisiológico y conductual. La reacción se produce cuando creemos que vamos a ser evaluados o cuando vamos afrontar una amenaza similar".

"La ansiedad es una emoción en la que se producen cambios en nuestro cuerpo, se dispara el sistema simpático, lo que nos permite ser mucho más eficaces ante un problema", nos explica Marta. Según la doctora, los síntomas que reconocemos como síntomas de ansiedad, en realidad son manifestaciones de que nuestro cuerpo está alerta ante un problema.

"Cuando aparece una tarea, por ejemplo en el trabajo, a la que tenemos que dar una respuesta rápida y a la que es importante, cierto grado de ansiedad nos permite enfrentarnos a ella de una forma mucho mejor", comenta la especialista. "La ansiedad es algo con lo que convivimos todos los seres humanos, en diverso grado, a lo largo de nuestra vida. Es algo normal".

"La ansiedad, igual que todas las emociones, es una respuesta a algo", nos cuenta el psicólogo y divulgador Eparquio Delgado, del Centro Psicológico Rayuela. "Por supuesto que se pasa mal, pero el problema muchas veces no es que te sientas así, sino que algo está pasando en tu vida para que te sientas así. Entonces, paras todo lo que estás haciendo en tu vida para eliminar la ansiedad porque partes de una idea: para continuar con mi vida tengo que deshacerme de ella".

"La gente viene a la consulta con la idea de que la ansiedad es mala y hay que reducirla", explica Eparquio. Marta coincide en ese sentido con el psicólogo. "Existe esa idea de que la ansiedad es algo negativo, que hay que quitarse, que es malo... Es verdad que es una emoción desagradable. Pero vivimos con muchas otras cosas desagradables que toleramos perfectamente, haciendo nuestra vida normal, dedicando cero atención a estos problemas".

En la atención está el secreto

"Si tu conviertes, de repente, a la ansiedad en el centro de tu vida, y gastas una cantidad de recursos en combatirla, te metes en una madeja muy complicada", comenta Eparquio Delgado. "El problema no es el sentir ansiedad, pues la sentimos todos, sino cuando una persona queda 'enmarañada' en un contexto para reducirla".

En este sentido, Eparquio nos da un punto de vista un tanto distinto, al que veíamos. "Lo que hay romper es este contexto". El especialista nos plantea que la ansiedad no es un problema en sí mismo. El problema es la conducta que adoptamos ante ella. "Por supuesto que hay niveles altísimos de ansiedad, y se puedes sufrir mucho, y no está mal reducirlos... ¿pero por qué hay que tratar la ansiedad?"

"Lo que le pasa a mucha gente es que su vida se convierte en una lucha contra la ansiedad", continúa. "El problema, entonces, no es tanto la ansiedad como lo que hace esta persona para reducirla, desatendiendo otras cuestiones que son importantes".

En cierto sentido, Antonio coincide con Eparquio: "La ansiedad está muy relacionada con la atención. Nuestra atención se va a los problemas y a las amenazas y provoca una reacción mayor. La hiperatención o la maginficación la aumentan. Y al contrario, reducir la atención en tiempo e intensidad, ayuda a mitigarla".

Ansiedad como trastorno

¿Puede convertirse la ansiedad en problema serio? Sin duda. "Hasta ahora hablábamos de reacciones emocionales normales", comenta el Dr. Cano Vindel. "Pero si entramos en la psicopatología, hay que señalar que los trastornos mentales más frecuentes son los de ansiedad. Todos tenemos reacciones emocionales, pero solo un pequeño porcentaje de la población presenta trastornos de ansiedad".

¿Qué tipo de trastornos? "Por ejemplo, una persona sometida a mucho a estrés durante un periodo de tiempo tiene más riesgo de desarrollar una crisis de ansiedad, un ataque de pánico. Esta reacción entra en círculo vicioso porque la persona desarrolla síntomas muy intensos que le asustan. Cuanto más se asusta, más síntomas produce, y esto más le asusta... Esto provoca reacción del sistema nervioso que le llevan a pensar que puede estar sufriendo algún tipo de ataque".

Según nos explica el doctor, si no hay más información, la repetición de esa crisis de ansiedad puede producir un trastorno, es decir, la tendencia a repetir esos ataques. "Si no recibe atención, puede comenzar a evitar aquellas situaciones que le ponen nervioso y le generan ansiedad. Así, deja de hacer cosas que ante sí que hacía".

"La ansiedad patológica" explica la doctora Redondo, "se produce en situaciones en las que la intensidad y la frecuencia de la respuesta en la que la aparece comienza a afectar a quien lo padece. Aquí se clasifican los trastornos de ansiedad". Según el tipo, cómo se manifiestan o qué los genera, existen diversos grupos de trastornos diferentes recogido en el DSM.

¿Se puede calmar la ansiedad?

Teniendo muy clara la diferencia entre ambos, hay que dejar claro que ante un trastorno de ansiedad patológico debemos recurrir a un profesional. "Cuando ya hay una patología detrás", explica Marta. "El que haya una buena valoración y que se aconseje un tratamiento ajustado a las características de la persona, es clave".

"Pero entre una patología diagnosticada y sufrir de diversos niveles de ansiedad hay muchas situaciones en las que podemos hacer cosas por estar mejor", explica la especialista. Para Eparquio el problema es distinto: "Partes de la idea de que hace falta reducir la ansiedad. El problema es que todo sigue la misma lógica: 'tengo que acabar con ella'. Pero, qué es lo que te impide llevar una vida normal, ¿la ansiedad? ¿O todo lo que tratas de hacer para reducirla?".

"En ocasiones aprendemos técnicas para aliviar la ansiedad que en el mejor de los casos nos funcionan a corto plazo, pero que nos impiden hacer otras cosas", explica el especialista. "Al final es más positivo enseñar a una persona a llevar conductas que le permitan hacer lo que quiera hacer en su vida aunque tenga ansiedad". Eparquio nos explica que no es una cuestión de resignarse, sino de tomar una acción consciente de seguir adelante, a pesar de la ansiedad. Es este cambio de conducta es el punto clave en la lucha contra la patología.

Para el doctor Cano Vindel, la Ansiedad ha de encararse desde un punto de vista tranquilo e informado: "No hay que asustarse. Estos trastornos son frecuentes, pero son de gravedad moderada o leve. Lo mejor es contar con la información adecuada. Con ella, estos trastornos son fácilmente reversibles. Con un tratamiento psicológico adecuado no tienen mayor problema. Pero si no se tratan, los trastornos tienden a aumentar en intensidad y diversificarse".

 

 



COMPARTIR:
Relacionadas: Salud
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Clima en Federal

17°C

Mayormente soleado

 

LA RADIO EN VIVO

   

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
52.32
57.32

 

Visitantes

 

contador de visitas

 

EL RATON DE LA GRANJA- Cuando pienses no es mi problema .. recuerda esto.

 

Un ratón, estaba tranquilamente mirando por un agujero en la pared, cuando vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. En ese momento pensó, - ¿qué tipo de comida podía haber ahí -, pero quedó aterrorizado cuando descubrió que no era comida, sino una trampa para ratones.
Entonces fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: – ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa! -.
La gallina, que estaba cacareando y escarbando en busca de una brizna de hierba, levanto la cabeza y dijo: – Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me incomoda la trampa para ratones -. 
El ratón fue hasta entonces a buscar al cordero y le dijo: – Hay una ratonera en la casa, ¡ una ratonera !. - Discúlpeme Sr. Ratón-, le respondió el cordero, - pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que sera recordado en mis oraciones.
Asustado el pequeño ratón se dirigió entonces a la vaca que le respondió: – ¿Pero acaso estoy yo en peligro?… pienso que no -. Aquella noche el ratón volvió a la casa, preocupado, sólo y triste, para enfrentarse a la ratonera del granjero, pero al llegar oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima.
Al oír el ruido la mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera lo que había atrapado era la cola de una serpiente venenosa. que velozmente le pico en la pierna. El granjero, que acudió a los gritos de su esposa, la llevo inmediatamente al hospital para que la curaran, pero de vuelta a casa aún tenía una fiebre alta.
El ratón, desde su agujero, observaba cómo el granjero cuidaba a su mujer. Y como todo el mundo sabe que para cuidar a alguien con fiebre, no hay nada mejor que una nutritiva sopa, vio como agarró un cuchillo de la cocina y fue a buscar a la gallina, que es el ingrediente principal para preparar una rica sopa.
Pero como la enfermedad de la mujer continuaba, la familia, los amigos y vecinos fueron a visitarla. El ratón vio como el granjero tuvo que matar al cordero para darle de comer a sus visitantes. Sin embargo y a pesar de todos los cuidados de su esposo, la mujer no mejoro y acabó muriendo. Entonces el pequeño ratón vio, desde su ratonera, como el granjero, para poder pagar los gastos del funeral, vendió la vaca a un hombre que se la llevó al matadero.
Cuando escuches que alguien tiene un problema y creas que ese problema no es tuyo o que no te afecta, y no le prestas atención… acuérdate de como acabaron la gallina, el cordero y la vaca y piénsalo dos veces, antes de darle la espalda.
Adaptación de un texto de Internet de autor anónimo.

 

EL ARBOL DE LAS PREOCUPACIONES.

 

Un rico comerciante contrató a un carpintero para restaurar una antigua casa colonial. Como el comerciante era de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control y le preocupaba que el trabajo no quedase bien, decidió pasar un día en la casa, para ver cómo iban las obras.

 Al final de la jornada, se dio cuenta de queel carpintero había trabajado mucho, a pesar de que había sufrido varios contratiempos. Para completar el día de mala suerte, el coche también se negó a funcionar así que el empresario se ofreció para llevarle a casa.

 El carpintero no habló durante todo el trayecto, visiblemente enojado y preocupado por todos los contratiempos que había tenido a lo largo del día. Sin embargo, al llegar invitó al comerciante a conocer a su familia y a cenar, pero antes de abrir la puerta, se detuvo delante de un pequeño árbol y acarició sus ramas durante pocos minutos.

 Cuando abrió la puerta y entró en la casa, la transformación era radical: parecía un hombre feliz. La cena transcurrió entre risas y animada conversación. Al terminar la velada, el carpintero acompañó al comerciante al coche. Cuando pasaron por delante del árbol, este le preguntó:

 - ¿Qué tiene de especial ese árbol? Antes de entrar estabas enojado y preocupado y después de tocarlo eras otro hombre.

 - Ese es el árbol de los problemas – le respondió el carpintero. – Soy consciente de que no puedo evitar los contratiempos en el trabajo pero no tengo por qué llevarme las preocupaciones a casa.Cuando toco sus ramas, dejo ahí las preocupaciones y las recojo a la mañana siguiente, cuando regreso al trabajo. Lo interesante es que cada mañana encuentro menos motivos para preocuparme que los que dejé el día antes. 

 Esa noche, el rico comerciante aprendió una de las lecciones más valiosas de su vida.

   Reflexión:

Aprender a soltar las preocupaciones diarias puede parecer una habilidad difícil, pero con práctica puede conseguirse y convertirse en un  hábito que nos permitirá disfrutar mejor de nuestra vida.

 Las preocupaciones son como montar en una bicicleta estática: cansan pero no llevan a ninguna parte. Cargar con la mochila de preocupaciones durante todo el día genera estrés,angustia, ansiedad y gran malestar, creándose una bola cada vez más grande que fomenta la irritabilidad y la negatividad... además de impedirnos disfrutar del presente. 

 Pero lo bueno es que podemos practicar y fomentar habilidades que nos permitan "soltar lastre" diariamente. podemos crear nuestro propio "árbol de las preocupaciones": hacer deporte, practicar relajación, meditación,  ejercicios mentales, etc. 

 Plantemos nuestro arbol de las preocupaciones y recordemos abrazarlo cada día.

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en federal
 

 

DEJA UN MENSAJE

 
 




LO MAS LEIDO DEL MES

 
La glándula pineal: el enigma de nuestra mente
Engagement en redes sociales: cómo crear comunidad usando hashtags
Lo único senil de la demencia es el concepto.
9 síntomas físicos que esconden el maltrato psicológico.
Cómo reconocer a un chantajista emocional.
 


Radio y Coaching Metamorfosis - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet