Neurociencias, necesarias en proceso de aprendizaje.
Neurociencias: investigadores argentinos develan cómo el cerebro procesa las palabras.

Hoy es domingo 22 de septiembre de 2019 y son las 22:33 hs. RADIO Y COACHING METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA A TODO EL MUNDO.. La primera radio por internet dedicada al mundo del Coaching-Es el Mago que nos ayuda a transformar las Falencias existenciales en oportunidades!! Transformate con nosotros...COMUNICATE, TE ESPERAMOS.


  SALUD  29 de junio de 2019
Qué hacer cuando el estrés te bloquea en el trabajo.
Ese ritmo de vida acelerado que llevamos suele generar procesos de ansiedad, que llevan a retrasar de forma indefinida las tareas del día a día. Pero es posible actuar para evitar la procrastinación.
Cómo saber si el estrés que vives es bueno o malo.

Quizá la excusa sea ahora la reciente ola de calor, pero lo cierto es que, haga la temperatura que haga, durante las semanas (o días) previos a las vacaciones de verano se produce un fenómeno frecuente en el ambito laboral: la procrastinación. Los frentes abiertos se acumulan y, a pesar de que se trabaja con la intención de dejarlo todo «resuelto» y «cerrado» antes del merecido descanso, es habitual sentirse lento, cansado, agobiado y c'on menos energía para afrontar los asuntos pendientes. Se empieza a procrastinar, a retrasar la toma de decisiones, a decir eso de «ya lo haré mañana» y se corre el riesgo de que el aluvión de tareas provoquen un bloqueo mayor.

Afrontar este momento y no dejarse llevar por el agotamiento, el hastío o la pereza sí es posible. Lo primero que se debe hacer es pararse a pensar y planificar cómo realizar las tareas que tenemos acumuladas, según explica Aritz Urresti, el experto en productividad.  Aunque parezca algo obvio y algunas personas puedan pensar que se trata de una pérdida de tiempo, se trata de un ejercicio que ayuda a ver con claridad y concreción lo que tenemos pendiente y marca las pautas de trabajo que podemos asimilar. «Normalmente nos agobiamos porque queremos resolver muchos de los frentes que tenemos abiertos al mismo tiempo. Es una práctica que nos dispersa y que nos ralentiza. Lo mejor es abordarlos de uno en uno, es decir, no empezar una tarea hasta que acabemos la que teníamos previamente planificada», revela.

Orden en el espacio de trabajo

Otra de las recomendaciones de Urresti es mantener ordenado el espacio de trabajo. «Si reina el caos a nuestro alrededor será más difícil encontrar los recursos que necesitamos para acabar la montaña de tareas. Tener perfectamente localizados (documentación, material, agenda, etc) ayuda a ser más ágiles y evita distracciones», explica.

Cumple horarios, no te excedas

En contra de la creencia popular, en estos casos no resulta beneficioso alargar la jornada laboral y trabajar más horas de las estipuladas, porque eso hará que rindamos mucho menos. Así, el experto explica que es conveniente priorizar las tareas más urgentes en la planificación y dejar aquello que no lo sea para días posteriores. «Quedarnos 15 horas en la oficina no hará que seamos más productivos, sino todo lo contrario. Nos va a quemar, a ralentizar y a generar un estado de malestar que perdurará en los días siguientes y que no nos dejará avanzar», alerta.

¿Por qué agota esta situación?

La sociedad ultracompetitiva en la que vivimos exige cada vez más en menos tiempo, y si no conseguimos cumplir esas expectativas nos frustramos. Por eso son frecuentes episodios de estrés ansiedad, que vienen aderezados con nerviosismo, angustia, bloqueo físico y mental, cansancio o tristeza. «Son respuestas lógicas de nuestro organismo a los cambios que afrontamos», comenta Urresti.

Para superarlo, el experto aconseja que no disimulemos ni tampoco neguemos que estamos pasando por un proceso de estas características. «Hay que aprender a reconocerlo, asumirlo y racionalizarlo. Y, después, dar con las teclas adecuadas para pasar el mal trago y reducir su intensidad. La primera, sin lugar a dudas, es consultar con un especialista en la materia, para saber cuál es la gravedad del proceso y si está afectando a nuestra salud», aconseja.

No obstante, en los casos más livianos, muchas veces la solución está en planificarnos mejor y no autoexigirnos tanto, dormir las horas que necesitarnos y en pararnos a mirar lo que hay a nuestro alrededor para encontrar vías de escape sanas y proactivas: deporte, aficiones, amigos, vida social... «Para superar la ansiedad, reducir el estrés y vivir con tranquilidad, tenemos que enfocarnos a aquello que de verdad nos importa. Tu bienestar no es algo que puedas dejar para mañana», afirma Aritz Urresti.

Seis vías para reducir la ansiedad

Técnicas de respiración. Hay diversas técnicas que podemos aprender, aunque su base siempre será parecida: respirar profundamente, inspirar y expirar lentamente varias veces, siendo plenamente consciente del proceso y de los movimientos del cuerpo.

Párate a pensar o a esperar. En esos momentos en los que uno va de acá para allá haciendo cosas sin terminar de hacer ninguna, el cuerpo reacciona de forma negativa. Lo mejor en estos casos es sentarse a esperar a que se normalice todo y planificar con calma, poniendo por delante lo que sea prioritario, sin miedo a dejar cosas pendientes.

Distracción. Cuando el agobio se haga patente, hemos de buscar distracciones que despejen nuestra mente y nos hagan pensar en positivo: escuchar la música que nos gusta, sentarnos a ver una serie, salir a hacer ejercicio, etc. También es saludable guardarnos, al menos, media hora diaria para dedicarnos a nosotros.

Más deporte. Precisamente el ejercicio es una gran vía de escape, no sólo por convertirse en distracción sino por su aporte beneficioso a la salud. Contribuye a que los sistemas del cuerpo interactúen entre sí y genera endorfinas, consiguiendo reducir el estrés. Si, además, lo practicamos con amigos, aprovecharemos el momento para socializar y desahogarnos, potenciando sus efectos positivos.

Descanso. Hay que dormir cada noche las horas que el cuerpo necesita, pues la falta de sueño afecta al rendimiento físico y mental, disminuyéndolo de forma drástica. Es decir, contribuye a aumentar el estrés porque no estamos al 100% de nuestras capacidades.

Planificación. Sentarnos a organizar la agenda de una forma racional ayuda a gestionar mejor el tiempo, a no dispersarnos y, en consecuencia, a cumplir los objetivos sin aumentar el estrés.

 



COMPARTIR:
Relacionadas: Salud
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Clima en Federal

12.9°C

Despejado

 

LA RADIO EN VIVO

   

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
55.08
59.08

 

Visitantes

 

contador de visitas

 

EL RATON DE LA GRANJA- Cuando pienses no es mi problema .. recuerda esto.

 

Un ratón, estaba tranquilamente mirando por un agujero en la pared, cuando vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. En ese momento pensó, - ¿qué tipo de comida podía haber ahí -, pero quedó aterrorizado cuando descubrió que no era comida, sino una trampa para ratones.
Entonces fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: – ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa! -.
La gallina, que estaba cacareando y escarbando en busca de una brizna de hierba, levanto la cabeza y dijo: – Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me incomoda la trampa para ratones -. 
El ratón fue hasta entonces a buscar al cordero y le dijo: – Hay una ratonera en la casa, ¡ una ratonera !. - Discúlpeme Sr. Ratón-, le respondió el cordero, - pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que sera recordado en mis oraciones.
Asustado el pequeño ratón se dirigió entonces a la vaca que le respondió: – ¿Pero acaso estoy yo en peligro?… pienso que no -. Aquella noche el ratón volvió a la casa, preocupado, sólo y triste, para enfrentarse a la ratonera del granjero, pero al llegar oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima.
Al oír el ruido la mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera lo que había atrapado era la cola de una serpiente venenosa. que velozmente le pico en la pierna. El granjero, que acudió a los gritos de su esposa, la llevo inmediatamente al hospital para que la curaran, pero de vuelta a casa aún tenía una fiebre alta.
El ratón, desde su agujero, observaba cómo el granjero cuidaba a su mujer. Y como todo el mundo sabe que para cuidar a alguien con fiebre, no hay nada mejor que una nutritiva sopa, vio como agarró un cuchillo de la cocina y fue a buscar a la gallina, que es el ingrediente principal para preparar una rica sopa.
Pero como la enfermedad de la mujer continuaba, la familia, los amigos y vecinos fueron a visitarla. El ratón vio como el granjero tuvo que matar al cordero para darle de comer a sus visitantes. Sin embargo y a pesar de todos los cuidados de su esposo, la mujer no mejoro y acabó muriendo. Entonces el pequeño ratón vio, desde su ratonera, como el granjero, para poder pagar los gastos del funeral, vendió la vaca a un hombre que se la llevó al matadero.
Cuando escuches que alguien tiene un problema y creas que ese problema no es tuyo o que no te afecta, y no le prestas atención… acuérdate de como acabaron la gallina, el cordero y la vaca y piénsalo dos veces, antes de darle la espalda.
Adaptación de un texto de Internet de autor anónimo.

 

EL ARBOL DE LAS PREOCUPACIONES.

 

Un rico comerciante contrató a un carpintero para restaurar una antigua casa colonial. Como el comerciante era de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control y le preocupaba que el trabajo no quedase bien, decidió pasar un día en la casa, para ver cómo iban las obras.

 Al final de la jornada, se dio cuenta de queel carpintero había trabajado mucho, a pesar de que había sufrido varios contratiempos. Para completar el día de mala suerte, el coche también se negó a funcionar así que el empresario se ofreció para llevarle a casa.

 El carpintero no habló durante todo el trayecto, visiblemente enojado y preocupado por todos los contratiempos que había tenido a lo largo del día. Sin embargo, al llegar invitó al comerciante a conocer a su familia y a cenar, pero antes de abrir la puerta, se detuvo delante de un pequeño árbol y acarició sus ramas durante pocos minutos.

 Cuando abrió la puerta y entró en la casa, la transformación era radical: parecía un hombre feliz. La cena transcurrió entre risas y animada conversación. Al terminar la velada, el carpintero acompañó al comerciante al coche. Cuando pasaron por delante del árbol, este le preguntó:

 - ¿Qué tiene de especial ese árbol? Antes de entrar estabas enojado y preocupado y después de tocarlo eras otro hombre.

 - Ese es el árbol de los problemas – le respondió el carpintero. – Soy consciente de que no puedo evitar los contratiempos en el trabajo pero no tengo por qué llevarme las preocupaciones a casa.Cuando toco sus ramas, dejo ahí las preocupaciones y las recojo a la mañana siguiente, cuando regreso al trabajo. Lo interesante es que cada mañana encuentro menos motivos para preocuparme que los que dejé el día antes. 

 Esa noche, el rico comerciante aprendió una de las lecciones más valiosas de su vida.

   Reflexión:

Aprender a soltar las preocupaciones diarias puede parecer una habilidad difícil, pero con práctica puede conseguirse y convertirse en un  hábito que nos permitirá disfrutar mejor de nuestra vida.

 Las preocupaciones son como montar en una bicicleta estática: cansan pero no llevan a ninguna parte. Cargar con la mochila de preocupaciones durante todo el día genera estrés,angustia, ansiedad y gran malestar, creándose una bola cada vez más grande que fomenta la irritabilidad y la negatividad... además de impedirnos disfrutar del presente. 

 Pero lo bueno es que podemos practicar y fomentar habilidades que nos permitan "soltar lastre" diariamente. podemos crear nuestro propio "árbol de las preocupaciones": hacer deporte, practicar relajación, meditación,  ejercicios mentales, etc. 

 Plantemos nuestro arbol de las preocupaciones y recordemos abrazarlo cada día.

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en federal
 

 

DEJA UN MENSAJE

 
 



LO MAS LEIDO DEL MES

 
"La conexión intestino-cerebro es poderosa".
"Cuando bailas, las emociones congeladas en el cuerpo se sanan"
6 ladrones de energía muy frecuentes.
8 enfermedades que pueden mejorar con una buena alimentación.
¿Qué hace el cerebro cuando duermes?.
 


Radio y Coaching Metamorfosis - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet