Cómo aclarar la piel quemada por el sol.
Qué hace al bostezo contagioso e inevitable.

Hoy es miercoles 24 de julio de 2019 y son las 00:31 hs. RADIO Y COACHING METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA A TODO EL MUNDO.. La primera radio por internet dedicada al mundo del Coaching-Es el Mago que nos ayuda a transformar las Falencias existenciales en oportunidades!! Transformate con nosotros...COMUNICATE, TE ESPERAMOS.


  ACTUALIDAD  8 de julio de 2019
En qué otros lugares de nuestro cuerpo tenemos neuronas (además del cerebro) y para qué sirven.
Hay tres grandes focos de neuronas en nuestro cuerpo con funciones específicas.

La culpa de que pensemos que las neuronas están solo en nuestro cerebro es de un español. El científico y Premio Nobel de Medicina Santiago Ramón y Cajal que dibujó por primera estas células en nuestra cabeza.

Sus descubrimientos sobre el sistema nervioso central prevalecen a día de hoy y por eso se le considera el padre de la neurociencia moderna.

Pero el sistema nervioso es el más complejo y sofisticado de nuestro organismo y todavía está lleno de misterios para los científicos.

Sabemos que tiene tres funciones básicas: la sensitiva, la integradora y la motora.

La sensorial se da cuenta de los cambios internos y externos gracias a los llamados receptores, los órganos receptivos. Percibe, por ejemplo, los cambios de luz, de presión, el calor, el frío etc.

La función integradora analiza toda la información de diferentes partes del sistema nervioso, la combina y así puede producir una respuesta adecuada. Por ejemplo, taparse si hace frío o destaparse si hace calor.

También tiene la capacidad motora que provoca respuestas en los músculos y en las glándulas para que actúen o no, según sea necesario.

Para llevar a cabo estas funciones, el sistema nervioso cuenta con grupos de neuronas especializadas en distintas partes del cuerpo que no se restringen solo a nuestro seso.

Este sistema se divide principalmente en dos: el central y el periférico.

El primero lo componen el cerebro, con hasta 86 mil millones de neuronas y la médula espinal, que conecta nuestro cerebro con el resto del cuerpo. Tanto uno como otra son grandes núcleos de neuronas que transmiten información desde y hacia el cerebro.

Pero hay otro gran cúmulo de neuronas en el sistema nervioso periférico, cuyo núcleo central es el ganglio que se encuentra dentro del sistema digestivo. Si no tuviéramos neuronas en esta parte de nuestro cuerpo, algo tan importante como procesar los alimentos que tomamos sería imposible.

Lo asegura el neurocientífico Calvin Chad Smith, del University College de Londres, en conversación con BBC Mundo.

"Las neuronas de nuestro sistema digestivo se encargan de contraer y relajar los músculos que mueven los alimentos a través de los órganos y también controla la secreción que ayuda a dividir la comida para que las células puedan obtener su alimento a través de la sangre".

El sistema periférico está compuesto además por nervios, que funcionan como canales y vías de información que ayudan a transmitir información desde y a cada rincón de nuestro organismo.

Pero las funciones del sistema periférico van más allá de ayudarnos en la digestión.

El doctor Smith explica que hay dos funciones principales que realiza el sistema periférico.

"Una es llevar información del sistema central al periférico para, por ejemplo, ordenar la contracción de un músculo. Un ejemplo de esto sería si yo quiero agarrar un vaso, mi cerebro le manda esa información al sistema nervioso periférico que ejecuta la orden".

La segunda tiene que ver con nuestra nuestra percepción sensorial. Saber dónde están tus extremidades sin tener que mantener contacto visual o sentir las diferencias de temperatura o de altitud, por ejemplo.

"La razón por la que puedes sentir presión o calor en tus dedos o en cualquier otra parte de tu cuerpo es porque las neuronas especializadas del sistema periférico tienen esa función sensorial específica, sin ellas no podrías descifrar esa información", aclara el científico.

Interconectado

Todo en el sistema nervioso está interconectado.

"Ninguna parte funciona de forma aislada, tanto el central como el periférico necesitan trabajar juntos", especifica Smith.

El cerebro actúa por tanto como el gran procesador de toda la información que recibe tanto del sistema periférico como de la médula espinal. Todas las partes están involucradas.

"Puedes tener los nervios intactos pero si las neuronas sensoriales del ganglio no funcionan correctamente, no vas a sentir dolor", advierte el científico.

El doctor Smith recuerda el caso documentado por la BBC de Ian Waterman. Un hombre con una enfermedad infecciosa que inhabilitó a las neuronas del ganglio. Por culpa de esta infección dejó de saber dónde estaban sus extremidades y no podía caminar ni mover los brazos.

"Finalmente volvió a andar aprendiendo a utilizar su visión. Tenía que mirar a la pierna y ordenarle al cerebro que la moviese mientras mantenía ese contacto visual. Un proceso mucho más lento".

Cuando todo funciona correctamente, aclara, las neuronas del sistema periférico lo hacen sin necesidad de que tengamos que prestar atención ni pensar en ello.

Protección

Pero hay excepciones en las que la información no pasa necesariamente por el cerebro, al menos no a priori. Ocurre cuando necesitamos una respuesta rápida.

Son los conocidos como actos reflejos y se activan para protegernos o en señal de alerta.

"Esa es una función especializada de la médula espinal que busca una respuesta rápida a algún tipo de estímulo por una cuestión de protección sin tener que pasar necesariamente por el cerebro porque la reacción llevaría más tiempo".

Es lo que ocurre por ejemplo cuando sentimos un chorro de agua muy caliente en nuestra mano y la apartamos rápidamente para no quemarnos.

"Aún así, esa información acabará pasando por el cerebro después de realizar el movimiento y es por eso que llegamos a sentir dolor", puntualiza el científico.

El cerebro acaba por tanto de recibir esa información y la almacena. La próxima vez que abramos ese grifo, nuestro cerebro mandará una señal de alerta recordando el incidente.

 



COMPARTIR:
Relacionadas: ACTUALIDAD
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Clima en Federal

9.3°C

Un chubasco

 

LA RADIO EN VIVO

   

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
41.67
43.87

 

Visitantes

 

contador de visitas

 

EL RATON DE LA GRANJA- Cuando pienses no es mi problema .. recuerda esto.

 

Un ratón, estaba tranquilamente mirando por un agujero en la pared, cuando vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. En ese momento pensó, - ¿qué tipo de comida podía haber ahí -, pero quedó aterrorizado cuando descubrió que no era comida, sino una trampa para ratones.
Entonces fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: – ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa! -.
La gallina, que estaba cacareando y escarbando en busca de una brizna de hierba, levanto la cabeza y dijo: – Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me incomoda la trampa para ratones -. 
El ratón fue hasta entonces a buscar al cordero y le dijo: – Hay una ratonera en la casa, ¡ una ratonera !. - Discúlpeme Sr. Ratón-, le respondió el cordero, - pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que sera recordado en mis oraciones.
Asustado el pequeño ratón se dirigió entonces a la vaca que le respondió: – ¿Pero acaso estoy yo en peligro?… pienso que no -. Aquella noche el ratón volvió a la casa, preocupado, sólo y triste, para enfrentarse a la ratonera del granjero, pero al llegar oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima.
Al oír el ruido la mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera lo que había atrapado era la cola de una serpiente venenosa. que velozmente le pico en la pierna. El granjero, que acudió a los gritos de su esposa, la llevo inmediatamente al hospital para que la curaran, pero de vuelta a casa aún tenía una fiebre alta.
El ratón, desde su agujero, observaba cómo el granjero cuidaba a su mujer. Y como todo el mundo sabe que para cuidar a alguien con fiebre, no hay nada mejor que una nutritiva sopa, vio como agarró un cuchillo de la cocina y fue a buscar a la gallina, que es el ingrediente principal para preparar una rica sopa.
Pero como la enfermedad de la mujer continuaba, la familia, los amigos y vecinos fueron a visitarla. El ratón vio como el granjero tuvo que matar al cordero para darle de comer a sus visitantes. Sin embargo y a pesar de todos los cuidados de su esposo, la mujer no mejoro y acabó muriendo. Entonces el pequeño ratón vio, desde su ratonera, como el granjero, para poder pagar los gastos del funeral, vendió la vaca a un hombre que se la llevó al matadero.
Cuando escuches que alguien tiene un problema y creas que ese problema no es tuyo o que no te afecta, y no le prestas atención… acuérdate de como acabaron la gallina, el cordero y la vaca y piénsalo dos veces, antes de darle la espalda.
Adaptación de un texto de Internet de autor anónimo.

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en federal
 

 

DEJA UN MENSAJE

 
 




ENCUESTA

 
QUE TEMAS TE INTERESAN MAS REFERIDOS A LA VIDA SALUDABLE?

ALIMENTACIÓN?

0,00%

RELACIONES-VINCULOS?

0,00%

INTIMIDAD-SEXO?

0,00%

FAMILIA GRAL?PAREJA?HIJOS?

0,00%

DESARROLLO PERSONAL?

0,00%

NUEVAS HERRAMIENTAS- TIPS?

0,00%

MATERNIDAD?

0,00%

IMPACTO SOCIAL?

0,00%

CUERPO-ESTETICA?

0,00%

MANEJO DEL ESTRES?

0,00%

       
 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
¿Sabías que estirarte en la cama beneficia a tu salud?
Qué hace al bostezo contagioso e inevitable.
10 alimentos que puedes comer cuando te sientes estresado.
3 remedios caseros para calmar el ardor de las quemaduras.
¿Eres parte de la llamada 'generación agotada'? Estas son las señales.
 


Radio y Coaching Metamorfosis - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet