La abulia o las ganas de no tener ganas.
Los tardígrados, el único animal que solo se extinguiría si se apaga el Sol.

Hoy es jueves 22 de agosto de 2019 y son las 15:58 hs. RADIO Y COACHING METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA A TODO EL MUNDO.. La primera radio por internet dedicada al mundo del Coaching-Es el Mago que nos ayuda a transformar las Falencias existenciales en oportunidades!! Transformate con nosotros...COMUNICATE, TE ESPERAMOS.


  SALUD  12 de agosto de 2019
Piedra libre: la depresión escondida.
¿Existe la depresión sin tristeza? ¿Puede ocultarse la depresión detrás de otros síntomas? Te lo contamos.

Cuando escuchamos la palabra depresión, inmediatamente surgen en nuestra mente imágenes relacionadas con la versión más frecuente de este trastorno: tristeza, falta de energía vital, enlentecimiento psicomotriz.

Pero pasa que, hace tiempo, nos encontramos con pacientes que consultan por dolencias que aparentemente distan de la depresión, aunque terminan, cual velo, encubriéndola: dolores somáticos, fallas en la memoria y en la concentración, exceso de energía, etc.

Existen dos fenómenos bien claros en nuestra realidad contemporánea que influyen en esto. Por un lado, los alocados y apurados tiempos actuales tornan difícil encontrar un momento para tomar contacto con uno mismo, para identificar qué nos pasa, entonces, lo desconocido, lo que carece de palabra e identidad, se expresa a través de otros síntomas.

Por otra parte, pareciera ser que, por lo menos en ciertas consultas, el padecimiento físico tiene mejor prensa que el psíquico. Así, la depresión se cubre con el manto de un síntoma que, en apariencia, es ajeno a ella.

De esta forma, queda conformado un perfil de paciente conocido en la jerga médica como “frustradores de especialistas”. Son personas que llevan una historia de consultas por cuanta especialidad médica exista, buscando alivio para sus padeceres. Alivio que no llega porque nadie logra “dar en la tecla”.

El médico psiquiatra Juan Ignacio Bacha explica que aproximadamente un 10% de pacientes consulta por dolencias que no vinculan directamente a una falta de energía o tristeza, síntomas patognomónicos de la depresión. Dichas dolencias son poco específicas y, a la larga, terminan denunciando a esta enfermedad psiquiátrica como causa exclusiva.

En el año 1966, la comunidad científica comenzó a referirse a estos cuadros como “equivalente depresivo”, o “depressio sine depressione”; en 1969 se hablaba de depresión larvada. A partir del año 1973 se logró consenso y comenzó a reconocerse como depresión enmascarada, para hacer referencia a que los síntomas psíquicos están enmascarados por los somáticos.

En nuestros días, los manuales internacionales de diagnóstico psiquiátrico CIE-11 y DSM V, no contienen el término depresión enmascarada, lo cual no implica que estas depresiones atípicas hayan desaparecido, sino que, con la finalidad de acercarse a un diagnóstico más certero, se las tipifica dentro de otros padecimientos.

El doctor Bacha nos explica que la diferencia radica en que este tipo de pacientes carece de tendencia al autorreproche y de inhibición. Por otro lado, no presentan disminución de la vitalidad y hasta, en ciertas ocasiones, niegan sentirse tristes.

¿Cuáles son, entonces, los motivos de consulta? Dolores musculares, parestesias, cefaleas, vértigos, dolor torácico, ciatalgia, lumbalgia, alteraciones en el ritmo cardíaco (las conocidas palpitaciones), alteración en la presión arterial (hiper o hipotensión emocional), trastornos gástricos (a modo de constipación, diarrea, colon irritable, anorexia o hiperfagia), alteraciones del sueño y/o dificultades cognitivas, como problemas para concentrarse y recordar información.

Generalmente los dolores o molestias son vagas, con variaciones a lo largo del día, difícilmente descriptibles y con respuesta caprichosa al tratamiento farmacológico. Otro dato importante es que los estudios complementarios (imágenes, laboratorio, evaluaciones neuropsicológicas) suelen no mostrar patología orgánica.

Así, los pacientes cargan en sus espaldas con repetidas consultas a diferentes profesionales, sin encontrar respuesta adecuada a su padecer.

El doctor Bacha nos explica que el diagnóstico es complejo, dadas las múltiples expresiones clínicas. Pero, se debe sospechar cuando existe larga historia de consultas médicas sin éxito en los abordajes, dificultad para encontrar una causa orgánica al padecimiento y/o cuando hay alteración orgánica, pero no es suficiente para explicar la evolución de la alteración y dificultad para precisar localización, intensidad y evolución del sufrimiento por parte del paciente.

Un abordaje interdisciplinario permitirá congregar diferentes posturas y aportar una visión holística del caso, en este sentido, el tratamiento médico deberá complementarse con acompañamiento psicológico y/o psiquiátrico, nutricional, actividad física, ocupacional y kinesiología.

Ninguna persona es igual a otra. Ninguna enfermedad es igual a otra. Tomar contacto con las emociones, a veces es difícil, pero evitarlo, no hace que desaparezcan.

 



COMPARTIR:
Relacionadas: Salud
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Clima en Federal

17°C

Soleado

 

LA RADIO EN VIVO

   

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
52.32
57.32

 

Visitantes

 

contador de visitas

 

EL RATON DE LA GRANJA- Cuando pienses no es mi problema .. recuerda esto.

 

Un ratón, estaba tranquilamente mirando por un agujero en la pared, cuando vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. En ese momento pensó, - ¿qué tipo de comida podía haber ahí -, pero quedó aterrorizado cuando descubrió que no era comida, sino una trampa para ratones.
Entonces fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: – ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa! -.
La gallina, que estaba cacareando y escarbando en busca de una brizna de hierba, levanto la cabeza y dijo: – Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me incomoda la trampa para ratones -. 
El ratón fue hasta entonces a buscar al cordero y le dijo: – Hay una ratonera en la casa, ¡ una ratonera !. - Discúlpeme Sr. Ratón-, le respondió el cordero, - pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que sera recordado en mis oraciones.
Asustado el pequeño ratón se dirigió entonces a la vaca que le respondió: – ¿Pero acaso estoy yo en peligro?… pienso que no -. Aquella noche el ratón volvió a la casa, preocupado, sólo y triste, para enfrentarse a la ratonera del granjero, pero al llegar oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima.
Al oír el ruido la mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera lo que había atrapado era la cola de una serpiente venenosa. que velozmente le pico en la pierna. El granjero, que acudió a los gritos de su esposa, la llevo inmediatamente al hospital para que la curaran, pero de vuelta a casa aún tenía una fiebre alta.
El ratón, desde su agujero, observaba cómo el granjero cuidaba a su mujer. Y como todo el mundo sabe que para cuidar a alguien con fiebre, no hay nada mejor que una nutritiva sopa, vio como agarró un cuchillo de la cocina y fue a buscar a la gallina, que es el ingrediente principal para preparar una rica sopa.
Pero como la enfermedad de la mujer continuaba, la familia, los amigos y vecinos fueron a visitarla. El ratón vio como el granjero tuvo que matar al cordero para darle de comer a sus visitantes. Sin embargo y a pesar de todos los cuidados de su esposo, la mujer no mejoro y acabó muriendo. Entonces el pequeño ratón vio, desde su ratonera, como el granjero, para poder pagar los gastos del funeral, vendió la vaca a un hombre que se la llevó al matadero.
Cuando escuches que alguien tiene un problema y creas que ese problema no es tuyo o que no te afecta, y no le prestas atención… acuérdate de como acabaron la gallina, el cordero y la vaca y piénsalo dos veces, antes de darle la espalda.
Adaptación de un texto de Internet de autor anónimo.

 

EL ARBOL DE LAS PREOCUPACIONES.

 

Un rico comerciante contrató a un carpintero para restaurar una antigua casa colonial. Como el comerciante era de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control y le preocupaba que el trabajo no quedase bien, decidió pasar un día en la casa, para ver cómo iban las obras.

 Al final de la jornada, se dio cuenta de queel carpintero había trabajado mucho, a pesar de que había sufrido varios contratiempos. Para completar el día de mala suerte, el coche también se negó a funcionar así que el empresario se ofreció para llevarle a casa.

 El carpintero no habló durante todo el trayecto, visiblemente enojado y preocupado por todos los contratiempos que había tenido a lo largo del día. Sin embargo, al llegar invitó al comerciante a conocer a su familia y a cenar, pero antes de abrir la puerta, se detuvo delante de un pequeño árbol y acarició sus ramas durante pocos minutos.

 Cuando abrió la puerta y entró en la casa, la transformación era radical: parecía un hombre feliz. La cena transcurrió entre risas y animada conversación. Al terminar la velada, el carpintero acompañó al comerciante al coche. Cuando pasaron por delante del árbol, este le preguntó:

 - ¿Qué tiene de especial ese árbol? Antes de entrar estabas enojado y preocupado y después de tocarlo eras otro hombre.

 - Ese es el árbol de los problemas – le respondió el carpintero. – Soy consciente de que no puedo evitar los contratiempos en el trabajo pero no tengo por qué llevarme las preocupaciones a casa.Cuando toco sus ramas, dejo ahí las preocupaciones y las recojo a la mañana siguiente, cuando regreso al trabajo. Lo interesante es que cada mañana encuentro menos motivos para preocuparme que los que dejé el día antes. 

 Esa noche, el rico comerciante aprendió una de las lecciones más valiosas de su vida.

   Reflexión:

Aprender a soltar las preocupaciones diarias puede parecer una habilidad difícil, pero con práctica puede conseguirse y convertirse en un  hábito que nos permitirá disfrutar mejor de nuestra vida.

 Las preocupaciones son como montar en una bicicleta estática: cansan pero no llevan a ninguna parte. Cargar con la mochila de preocupaciones durante todo el día genera estrés,angustia, ansiedad y gran malestar, creándose una bola cada vez más grande que fomenta la irritabilidad y la negatividad... además de impedirnos disfrutar del presente. 

 Pero lo bueno es que podemos practicar y fomentar habilidades que nos permitan "soltar lastre" diariamente. podemos crear nuestro propio "árbol de las preocupaciones": hacer deporte, practicar relajación, meditación,  ejercicios mentales, etc. 

 Plantemos nuestro arbol de las preocupaciones y recordemos abrazarlo cada día.

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en federal
 

 

DEJA UN MENSAJE

 
 




LO MAS LEIDO DEL MES

 
La glándula pineal: el enigma de nuestra mente
Engagement en redes sociales: cómo crear comunidad usando hashtags
Lo único senil de la demencia es el concepto.
9 síntomas físicos que esconden el maltrato psicológico.
Cómo reconocer a un chantajista emocional.
 


Radio y Coaching Metamorfosis - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet