Sexo, comida, tecnología, relaciones... ¿Controlas o te controlan?.
Todo pasa por algo...

Hoy es miercoles 13 de noviembre de 2019 y son las 01:32 hs. RADIO Y COACHING METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA A TODO EL MUNDO.. La primera radio por internet dedicada al mundo del Coaching-Es el Mago que nos ayuda a transformar las Falencias existenciales en oportunidades!! Transformate con nosotros...COMUNICATE, TE ESPERAMOS.


  23 de agosto de 2019
¿Emociones tóxicas? 5 acciones para liberarlas.
Ira, tristeza, vergüenza, miedo... No son emociones "malas": son de gran utilidad ante determinadas situaciones. Tratar de silenciarlas sí puede ser tóxico.

En nuestra sociedad, se educa a los niños en la dicotomía de que las emociones se clasifican entre buenas (positivas) o malas (negativas). De esta forma, tradicionalmente, en las familias está bien visto y recompensado que los niños se muestren alegres, mientras que, la expresión del malestar, como el llanto o el enfado, es reprimida o incluso, prohibida. Por lo general, niños y niñas son elogiados cuando se “portan bien” y cumplen las expectativas de los adultos. Al contrario, a los alborotadores o protestones se les regaña y se les fuerza a controlar sus impulsos. Así, generación tras generación, se ha ido transmitiendo la idea de que resulta beneficioso expresar unas emociones (las buenas) y ocultar y acallar otras (las malas). LAS CONSECUENCIAS DE CAMUFLAR LOS SENTIMIENTOS Los niños forzados a silenciar parte de sus emociones suelen convertirse en adultos aparentemente adaptados a la vida en sociedad. Sin embargo, en su fuero interno, arrastran una pesada carga represiva. Para ser aceptados por los demás y para evitar expresar sus emociones censuradas socialmente, consumen enormes cantidades de energía psíquica. A pesar del esfuerzo, sus emociones desterradas no desaparecen sino que, furtivamente, se camuflan en su interior. Esta represión de parte de las emociones constituye la base de un gran número de problemas psicológicos y/o físicos, puesto que puede influir, incluso, en el desarrollo de enfermedades somáticas. Cuando se habla o escribe sobre emociones tóxicas, lo que se está realmente describiendo no son las cualidades de las emociones, sino el resultado de la represión de algunas de ellas. Esta contención es la que resulta altamente perjudicial para las personas. Pensemos, por ejemplo, en el enfado, la frustración o la tristeza como emociones que podemos experimentar ante distintas situaciones de la vida. Si en el momento de sentirlas, nos permitimos expresarlas y vivirlas, puede que no resulten agradables, pero seguro que nos ayudarán a resolver la situación que las ha causado. EL CÍRCULO TÓXICO DE LA CENSURA EMOCIONAL Si nos guardamos dentro esas emociones y no las dejamos salir, si sucumbimos a la presión social de lo “políticamente correcto” y las silenciamos, el círculo negativo de la toxicidad se pondrá en marcha. Ocurre que, como las emociones reprimidas jamás desaparecen, se acumulan en nuestro interior. Aunque pretendamos pasar página ante una situación de acoso en el trabajo o deseemos ocultar lo mal que nos sentimos frente a una infidelidad, la realidad es que nuestra mente no dejará de recordarnos, una y otra vez, la afrenta. Aunque la situación sucediera décadas atrás, nuestra mente la revivirá y la sentirá como real, incluyendo todo el abanico de emociones asociadas. Con cada recuerdo, las emociones reprimidas en aquellos momentos (enfado, miedo, vergüenza, etc.) regresarán y el cerebro volverá a inundarse de las hormonas de la ansiedad y el estrés. Además, al repasar continuamente en nuestra mente estas vivencias, los circuitos neuronales de estos pensamientos negativos se refuerzan, por lo que será mucho más probable que reaccionemos igual ante situaciones similares. Si, por ejemplo, no protestamos frente a un abuso por el miedo al qué dirán, volveremos a actuar igual cuando nos encontremos ante una situación análoga, alimentando, de nuevo, el círculo tóxico de las emociones reprimidas. ¡PERMÍTETE SENTIRLO TODO! Las emociones que nos dañaron en el pasado y que nos siguen afectando en el presente, que se quedaron dentro de nosotros como una piedra radiactiva que nos abrasa por dentro y de las que no podemos librarnos, son las emociones tóxicas. Estas emociones sí que nos perjudican, pero no por su naturaleza, sino por su represión. Tenemos derecho a enfadarnos o a estar tristes, a reír o a llorar. No es sano bloquear o reprimir estas emociones, debemos reconocerlas y fluir con ellas El camino hacia la sanación de estas emociones tóxicas resulta laborioso. No olvidemos que muchos de estos patrones represivos nacieron en la infancia y que, a lo largo de los años, han sido repetidos miles de veces. Para sanar, debemos permitirnos reconocer y expresar las emociones que nos produce cada situación que nos encontramos en la vida. ¿Cómo liberar estos sentimientos? 1. APRENDER A NO SILENCIAR LO QUE SENTIMOS Pensemos en diferentes situaciones que nos provocan sentimientos que solemos reprimir. ¿Qué podríamos hacer ante ellos? ¿Qué nos gustaría decir? ¿Cómo reaccionaríamos la próxima vez? Practicarlo mentalmente y visualizarlo nos ayudará en circunstancias futuras similares. 2. PERDER EL MIEDO A NO SER COMPRENDIDOS Compartir lo que pensamos con los demás siempre va a ser saludable. Aquellos a los que les guste tu opinión se quedarán contigo, mientras que los que no estén de acuerdo se alejarán. 3. COMPRENDER LOS MOTIVOS DEL OTRO A veces interpretamos de forma exagerada las reacciones de los demás o nos tomamos sus palabras o sus acciones como afrentas personales. Pensemos que cada persona acarrea una historia y una mochila particular que influyen en sus reacciones. Comprenderlo nos ayudará a relativizar, a no exagerar y a poder fluir con nuestras emociones. 4. NO TAPAR LO QUE NOS DISGUSTA Cada emoción que guardamos en nuestro interior es una piedra radiactiva que afecta profundamente a nuestro cuerpo y mente. Si algo no nos gusta, preguntemos, aclaremos la situación y expresemos cómo nos sentimos. Busquemos una manera asertiva de hacerlo, sin perder los papeles, pero siempre evitando reprimir las emociones. 5. PONER PALABRAS A LAS EMOCIONES Muchas veces lo que lleva a reprimir las emociones es el miedo durante la infancia a las reacciones de los demás. Por ejemplo, en ocasiones, para que los padres no se enfaden, evitamos protestar o expresar nuestro malestar. Recordemos que el peligro de antaño ya no es real. Podemos hablar, expresarnos y comunicar lo que sentimos.


COMPARTIR:
Relacionadas:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Clima en Federal

22.1°C

Parcialmente nublado

 

LA RADIO EN VIVO

   

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
57.98
62.98

 

Visitantes

 

contador de visitas

 

EL RATON DE LA GRANJA- Cuando pienses no es mi problema .. recuerda esto.

 

Un ratón, estaba tranquilamente mirando por un agujero en la pared, cuando vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. En ese momento pensó, - ¿qué tipo de comida podía haber ahí -, pero quedó aterrorizado cuando descubrió que no era comida, sino una trampa para ratones.
Entonces fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: – ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa! -.
La gallina, que estaba cacareando y escarbando en busca de una brizna de hierba, levanto la cabeza y dijo: – Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me incomoda la trampa para ratones -. 
El ratón fue hasta entonces a buscar al cordero y le dijo: – Hay una ratonera en la casa, ¡ una ratonera !. - Discúlpeme Sr. Ratón-, le respondió el cordero, - pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que sera recordado en mis oraciones.
Asustado el pequeño ratón se dirigió entonces a la vaca que le respondió: – ¿Pero acaso estoy yo en peligro?… pienso que no -. Aquella noche el ratón volvió a la casa, preocupado, sólo y triste, para enfrentarse a la ratonera del granjero, pero al llegar oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima.
Al oír el ruido la mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera lo que había atrapado era la cola de una serpiente venenosa. que velozmente le pico en la pierna. El granjero, que acudió a los gritos de su esposa, la llevo inmediatamente al hospital para que la curaran, pero de vuelta a casa aún tenía una fiebre alta.
El ratón, desde su agujero, observaba cómo el granjero cuidaba a su mujer. Y como todo el mundo sabe que para cuidar a alguien con fiebre, no hay nada mejor que una nutritiva sopa, vio como agarró un cuchillo de la cocina y fue a buscar a la gallina, que es el ingrediente principal para preparar una rica sopa.
Pero como la enfermedad de la mujer continuaba, la familia, los amigos y vecinos fueron a visitarla. El ratón vio como el granjero tuvo que matar al cordero para darle de comer a sus visitantes. Sin embargo y a pesar de todos los cuidados de su esposo, la mujer no mejoro y acabó muriendo. Entonces el pequeño ratón vio, desde su ratonera, como el granjero, para poder pagar los gastos del funeral, vendió la vaca a un hombre que se la llevó al matadero.
Cuando escuches que alguien tiene un problema y creas que ese problema no es tuyo o que no te afecta, y no le prestas atención… acuérdate de como acabaron la gallina, el cordero y la vaca y piénsalo dos veces, antes de darle la espalda.
Adaptación de un texto de Internet de autor anónimo.

 

EL ARBOL DE LAS PREOCUPACIONES.

 

Un rico comerciante contrató a un carpintero para restaurar una antigua casa colonial. Como el comerciante era de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control y le preocupaba que el trabajo no quedase bien, decidió pasar un día en la casa, para ver cómo iban las obras.

 Al final de la jornada, se dio cuenta de queel carpintero había trabajado mucho, a pesar de que había sufrido varios contratiempos. Para completar el día de mala suerte, el coche también se negó a funcionar así que el empresario se ofreció para llevarle a casa.

 El carpintero no habló durante todo el trayecto, visiblemente enojado y preocupado por todos los contratiempos que había tenido a lo largo del día. Sin embargo, al llegar invitó al comerciante a conocer a su familia y a cenar, pero antes de abrir la puerta, se detuvo delante de un pequeño árbol y acarició sus ramas durante pocos minutos.

 Cuando abrió la puerta y entró en la casa, la transformación era radical: parecía un hombre feliz. La cena transcurrió entre risas y animada conversación. Al terminar la velada, el carpintero acompañó al comerciante al coche. Cuando pasaron por delante del árbol, este le preguntó:

 - ¿Qué tiene de especial ese árbol? Antes de entrar estabas enojado y preocupado y después de tocarlo eras otro hombre.

 - Ese es el árbol de los problemas – le respondió el carpintero. – Soy consciente de que no puedo evitar los contratiempos en el trabajo pero no tengo por qué llevarme las preocupaciones a casa.Cuando toco sus ramas, dejo ahí las preocupaciones y las recojo a la mañana siguiente, cuando regreso al trabajo. Lo interesante es que cada mañana encuentro menos motivos para preocuparme que los que dejé el día antes. 

 Esa noche, el rico comerciante aprendió una de las lecciones más valiosas de su vida.

   Reflexión:

Aprender a soltar las preocupaciones diarias puede parecer una habilidad difícil, pero con práctica puede conseguirse y convertirse en un  hábito que nos permitirá disfrutar mejor de nuestra vida.

 Las preocupaciones son como montar en una bicicleta estática: cansan pero no llevan a ninguna parte. Cargar con la mochila de preocupaciones durante todo el día genera estrés,angustia, ansiedad y gran malestar, creándose una bola cada vez más grande que fomenta la irritabilidad y la negatividad... además de impedirnos disfrutar del presente. 

 Pero lo bueno es que podemos practicar y fomentar habilidades que nos permitan "soltar lastre" diariamente. podemos crear nuestro propio "árbol de las preocupaciones": hacer deporte, practicar relajación, meditación,  ejercicios mentales, etc. 

 Plantemos nuestro arbol de las preocupaciones y recordemos abrazarlo cada día.

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en federal
 

 

aaaa

DEJA UN MENSAJE

 
 




LO MAS LEIDO DEL MES

 
LOS BENEFICIOS DE NEUTRALIZAR ENERGÍAS CON LA TIERRA
 


Radio y Coaching Metamorfosis - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet