Higiene íntima sin tóxicos.
3 fórmulas naturales para un cabello más fuerte.

Hoy es martes 12 de noviembre de 2019 y son las 04:54 hs. RADIO Y COACHING METAMORFOSIS DESDE ARGENTINA A TODO EL MUNDO.. La primera radio por internet dedicada al mundo del Coaching-Es el Mago que nos ayuda a transformar las Falencias existenciales en oportunidades!! Transformate con nosotros...COMUNICATE, TE ESPERAMOS.


  18 de septiembre de 2019
3 pasos para elaborar tus propios jabones artesanos.
Nuestros antepasados hacían jabón mezclando viejos aceites y agua de ceniza. Mejorando este proceso puedes elaborar todo tipo de jabones artesanos.

Paso 1: Incorporar la sosa

Hacer jabón no es complicado (¡muchas abuelas podrían atestiguarlo!): basta contar con una receta apropiada y seguirla al pie de la letra. Además de los ingredientes propios para elaborar el jabón, se requieren guantes de goma, una mascarilla y unas gafas de plástico a fin de protegerse de los vapores generados por la sosa cáustica cuando se mezcla con el agua. 

Los aceites sólidos (aceite de coco, manteca de karité...) se pesan en tarros de vidrio diferentes y se deshacen al baño maría. Entre tanto se pesa el agua en un bote de plástico duro y se vierte en ella la sosa cáustica indicada en la receta, siempre poco a poco, en un lugar ventilado y removiendo bien. 

Paso 2: Añadir los aceites

Se deja enfriar la sosa una media hora. Se pesan los aceites líquidos (de oliva o de almendras por ejemplo) y se introducen en un barreño de plástico, añadiendo también los aceites sólidos ya fundidos.

Se incorpora poco a poco el agua con la sosa cáustica y se mezcla bien con una batidora.

Paso 3: Llenar los moldes

Cuando la mezcla tenga una textura similar a la de unas natillas se vierte en los moldes elegidos y, si se desea, se añaden unas gotas de aceites esenciales o elementos decorativos (pétalos, semillas, especias...).

Se tapa con un trapo y se deja reposar durante un mes en un lugar seco y ventilado. 

JABONES DE CONFIANZA

Lavar y refrescar nuestras manos es un gesto común que puede recordarnos la fragancia que los jabones "de antes" dejaban en nuestra piel. Crear jabones artesanales permite recuperar esas texturas y suaves esencias.

Los tres componentes básicos del jabón son: agua, uno o más elementos grasos (como por ejemplo el aceite de oliva o la manteca de karité) e hidróxido de sodio (más conocido como sosa cáustica, de gran poder corrosivo).

¿Cómo es posible que mezclando estos tres ingredientes se obtenga una delicada pastilla de jabón? El secreto está en el proceso de saponificación.

"Al mezclar sosa con agua se produce una reacción química que rompe las moléculas de agua. Cuando están "abiertas" se aprovecha para echar el aceite. Con el proceso de saponificación la sosa desaparece poco a poco y las moléculas de agua se unen de nuevo, conservando en su interior las propiedades de los aceites utilizados", explica Núria Sorribes, una de las responsables de Sabonaire, empresa de jabones artesanales.

INGREDIENTES EXACTOS PARA HACER JABÓN CASERO

Pero para que el resultado sea el esperado hay que emplear las cantidades precisas de estos tres ingredientes. "Si queda en el jabón demasiado hidróxido de sodio, puede irritar la piel; mientras que un exceso de grasa dará como resultado un jabón blando y pastoso, que puede enranciarse", advierte Melinda Coss en su manual 'El libro del jabón artesanal' (Ed. Paidotribo).

Si se tiene en cuenta que cada tipo de aceite precisa una cantidad específica de sosa cáustica, no es una cuestión banal. Por eso, para empezar a elaborar jabón natural, es muy recomendable utilizar un buen manual y seguir las recetas y proporciones que se indican en él.

Una herramienta de internet (calc. mendrulandia.es) indica las cantidades de agua y de sosa cáustica en función de las cantidades y tipos de aceite. Se suele comenzar por preparaciones sencillas, como el jabón de Castilla, elaborado con aceite de oliva, agua destilada y sosa cáustica, al que se puede añadir aceite de coco para que la pastilla haga algo más de espuma.

Una vez mezclados los ingredientes hay que dejarlo reposar al menos un mes para que la sosa cáustica se elimine por entero. "Es crucial respetar este tiempo porque, si no, al usarlo te podrías quemar", advierte Núria Sorribes. Cuando se domine un poco la técnica se pueden aprovechar las propiedades de diferentes tipos de aceite (sésamo, girasol, jojoba...) para elaborar jabones hidratantes, emolientes, regeneradores, nutritivos, antisépticos...

LA FORMA DE LA PASTILLA

Una vez se obtiene la mezcla toca dar forma a la pastilla de jabón. Se puede elegir entre una gran variedad de moldes: los de silicona (como los de hornear magdalenas) y las fiambreras de plástico son una buena opción. También pueden reciclarse tetrabriks cortados por la mitad o una caja de madera forrada en su interior con un plástico.

El jabón puede adornarse con flores secas, plantas aromáticas, ralladuras de naranja o limón, café molido, arcillas, semillas de amapola... Esa pequeña obra artesanal puede transformarse en un bonito regalo personalizado o un elemento decorativo en el baño.

Si se emplea un molde grande para cortar las pastillas de jabón conviene tener en cuenta que el momento óptimo para hacerlo es dos días después de elaborar la mezcla: entonces ha ganado algo de consistencia pero, al mismo tiempo, puede ser cortada con facilidad. Es vital utilizar guantes de goma para protegerse de la sosa cáustica que aún quede en el jabón.

JABONES DE GLICERINA

Otra forma más sencilla es derretir glicerina al baño María y añadir los ingredientes deseados (aceites esenciales, colorantes como curry o cacao en polvo...).

Estos jabones traslúcidos se pueden utilizar una vez se enfrían (no es necesario esperar un mes). Pero como las bases suelen ser fórmulas industriales el resultado no es tan natural.

 

 



COMPARTIR:
Relacionadas:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Clima en Federal

18.4°C

Parcialmente nublado

 

LA RADIO EN VIVO

   

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
58.07
63.07

 

Visitantes

 

contador de visitas

 

EL RATON DE LA GRANJA- Cuando pienses no es mi problema .. recuerda esto.

 

Un ratón, estaba tranquilamente mirando por un agujero en la pared, cuando vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. En ese momento pensó, - ¿qué tipo de comida podía haber ahí -, pero quedó aterrorizado cuando descubrió que no era comida, sino una trampa para ratones.
Entonces fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: – ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa! -.
La gallina, que estaba cacareando y escarbando en busca de una brizna de hierba, levanto la cabeza y dijo: – Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me incomoda la trampa para ratones -. 
El ratón fue hasta entonces a buscar al cordero y le dijo: – Hay una ratonera en la casa, ¡ una ratonera !. - Discúlpeme Sr. Ratón-, le respondió el cordero, - pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que sera recordado en mis oraciones.
Asustado el pequeño ratón se dirigió entonces a la vaca que le respondió: – ¿Pero acaso estoy yo en peligro?… pienso que no -. Aquella noche el ratón volvió a la casa, preocupado, sólo y triste, para enfrentarse a la ratonera del granjero, pero al llegar oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima.
Al oír el ruido la mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera lo que había atrapado era la cola de una serpiente venenosa. que velozmente le pico en la pierna. El granjero, que acudió a los gritos de su esposa, la llevo inmediatamente al hospital para que la curaran, pero de vuelta a casa aún tenía una fiebre alta.
El ratón, desde su agujero, observaba cómo el granjero cuidaba a su mujer. Y como todo el mundo sabe que para cuidar a alguien con fiebre, no hay nada mejor que una nutritiva sopa, vio como agarró un cuchillo de la cocina y fue a buscar a la gallina, que es el ingrediente principal para preparar una rica sopa.
Pero como la enfermedad de la mujer continuaba, la familia, los amigos y vecinos fueron a visitarla. El ratón vio como el granjero tuvo que matar al cordero para darle de comer a sus visitantes. Sin embargo y a pesar de todos los cuidados de su esposo, la mujer no mejoro y acabó muriendo. Entonces el pequeño ratón vio, desde su ratonera, como el granjero, para poder pagar los gastos del funeral, vendió la vaca a un hombre que se la llevó al matadero.
Cuando escuches que alguien tiene un problema y creas que ese problema no es tuyo o que no te afecta, y no le prestas atención… acuérdate de como acabaron la gallina, el cordero y la vaca y piénsalo dos veces, antes de darle la espalda.
Adaptación de un texto de Internet de autor anónimo.

 

EL ARBOL DE LAS PREOCUPACIONES.

 

Un rico comerciante contrató a un carpintero para restaurar una antigua casa colonial. Como el comerciante era de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control y le preocupaba que el trabajo no quedase bien, decidió pasar un día en la casa, para ver cómo iban las obras.

 Al final de la jornada, se dio cuenta de queel carpintero había trabajado mucho, a pesar de que había sufrido varios contratiempos. Para completar el día de mala suerte, el coche también se negó a funcionar así que el empresario se ofreció para llevarle a casa.

 El carpintero no habló durante todo el trayecto, visiblemente enojado y preocupado por todos los contratiempos que había tenido a lo largo del día. Sin embargo, al llegar invitó al comerciante a conocer a su familia y a cenar, pero antes de abrir la puerta, se detuvo delante de un pequeño árbol y acarició sus ramas durante pocos minutos.

 Cuando abrió la puerta y entró en la casa, la transformación era radical: parecía un hombre feliz. La cena transcurrió entre risas y animada conversación. Al terminar la velada, el carpintero acompañó al comerciante al coche. Cuando pasaron por delante del árbol, este le preguntó:

 - ¿Qué tiene de especial ese árbol? Antes de entrar estabas enojado y preocupado y después de tocarlo eras otro hombre.

 - Ese es el árbol de los problemas – le respondió el carpintero. – Soy consciente de que no puedo evitar los contratiempos en el trabajo pero no tengo por qué llevarme las preocupaciones a casa.Cuando toco sus ramas, dejo ahí las preocupaciones y las recojo a la mañana siguiente, cuando regreso al trabajo. Lo interesante es que cada mañana encuentro menos motivos para preocuparme que los que dejé el día antes. 

 Esa noche, el rico comerciante aprendió una de las lecciones más valiosas de su vida.

   Reflexión:

Aprender a soltar las preocupaciones diarias puede parecer una habilidad difícil, pero con práctica puede conseguirse y convertirse en un  hábito que nos permitirá disfrutar mejor de nuestra vida.

 Las preocupaciones son como montar en una bicicleta estática: cansan pero no llevan a ninguna parte. Cargar con la mochila de preocupaciones durante todo el día genera estrés,angustia, ansiedad y gran malestar, creándose una bola cada vez más grande que fomenta la irritabilidad y la negatividad... además de impedirnos disfrutar del presente. 

 Pero lo bueno es que podemos practicar y fomentar habilidades que nos permitan "soltar lastre" diariamente. podemos crear nuestro propio "árbol de las preocupaciones": hacer deporte, practicar relajación, meditación,  ejercicios mentales, etc. 

 Plantemos nuestro arbol de las preocupaciones y recordemos abrazarlo cada día.

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en federal
 

 

aaaa

DEJA UN MENSAJE

 
 




LO MAS LEIDO DEL MES

 
LOS BENEFICIOS DE NEUTRALIZAR ENERGÍAS CON LA TIERRA
 


Radio y Coaching Metamorfosis - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet